CORONAVIRUS y EL NEOLIBERALISMO

CORONAVIRUS y EL NEOLIBERALISMO

Nicolas Aguilar:

A mis amigos:

Mi «prisión domiciliaria» me obliga a ir escribiendo algo. Primero contra el Vicegobernador de Texas y terminé redactando un artículo sobre la situación de los «abuelos» y el movimiento sindical en el Perú, porque finalmente, todo depende si vamos a poder defendernos de la ofensiva de algo más que el CORONAVIRUS: EL NEOLIBERALISMO. Inicio un debate necesario.

 

LOS ABUELOS CONDENADOS EN EUROPA Y EE.UU., MENOS CHRISTINE LEGARDE POR SUPUESTO.
 
1.- VEAN LO QUE DIJO EL VICEGOBERNADOR DE TEXAS, EE.UU.
 
Hay que leer lo que dice este pobre diablo «texano», de que «los abuelos tienen que sacrificarse, en bien de nuestros nietos y de las nuevas generaciones». (Fox News, 24 marzo). Ojalá fuera en bien de nuestros nietos y de las nuevas generaciones, pero en realidad, será en bien de los bolsillos del gran capital financiero, en bien de ellos. Muertos los abuelos, se acabaron los gastos.
 
Los abuelos ahora ya somos una «carga pesada a quién hay que mantener», tal como también lo dice la exdirectora del FMI (Fondo Monetario Internacional), «la abuela» Christine Legarde (64), o el ministro de finanzas del Japón, quién también dice que los «ancianos son demasiada carga», o lo que también dijo un ministro del Reino Unido, «que lamentablemente, tendríamos que perder más o menos unos 20 mil ancianos en toda Europa», error, y le corrigieron las cifras inmediatamente, la pérdida de ancianos podría ser, de más o menos, 20 millones de ancianos en toda Europa, salvo me corrijan.
 
Miles más, o millones más de ancianos para el crematorio, igual, estamos fregados, por supuesto, menos Christine Legarde y los abuelos del FMI.
 
Después de haber trabajado explotado, y generando riqueza para los grandes capitales, por más de 40 y 50 años de nuestras vidas -y como obrero, hay que decirlo-, generando riqueza para los capitalistas de Europa (y de aquí en Perú), pero, como todos sabemos, finalmente terminan para el gran capital financiero de Wall Street o sus filiales.
 
No nos debe extrañar, es la esencia del capitalismo explotador, en sus inicios, en su desarrollo y en su fase imperialista.
 
Y QUE PASA EN EL PERÚ.
 
2.- CON UN MOVIMIENTO SINDICAL DÉBIL, LOS ABUELOS, LOS TRABAJADORES, VIEJOS Y JÓVENES, TAMBIÉN ESTAMOS DESPROTEGIDOS FRENTE AL NEOLIBERALISMO. ¿POR QUÉ?
 
UN ENSAYO DE RESPUESTA A ESTA PREGUNTA.
 
Lo que nos debe extrañar y preocupar -y también lo digo como obrero sindicalista y abuelo- es que aún no se haya podido construir hasta ahora, una alternativa revolucionaria contra este sistema capitalista que nos aplasta (igual en Europa), y seguimos desprotegido frente al neoliberalismo y buscando eternamente el «mal menor» o el «neoliberalismo menos peor». ¿Hay neoliberalismo malo y neoliberalismo menos malo?
 
Nuestra economía, en los últimos 30 años, sin contar el fondomonetarismo desde 1975 hasta 1990, lleva ya 10 años de neoliberalismo con el fujimorismo, y 20 años de neoliberalismo con Toledo (2001-2006), Alan (2006-2011), Ollanta (2011-2016) y PPK-Vizcarra (2016-2020).
 
Ninguno de estos últimos, tocó el modelo económico, ni la constitución neoliberal dejada por Fujimori.
 
El neoliberalismo está más protegido que nunca, y los abuelos y abuelas; jubilados y jubiladas; jóvenes trabajadores y trabajadoras en general, en total desprotección, peor, en la economía informal, prima el trabajo precario.
 
Y no le echemos la culpa solo a la década de 1990, porque las mejores condiciones para construir esta alternativa con un gran movimiento sindical y popular, se dieron en la década del 70 y 80, pero la ausencia de dirección y la división de nuestras izquierdas, permitieron que después del golpe contra Velasco Alvarado -agosto de 1975-, la dictadura de Morales Bermúdez, abriera el camino a políticas económicas fondomonetaristas (1976-1979) y a gobiernos de derecha que se instalaron a partir de 1980, con la misión de continuar con las mismas políticas económicas y abrir el camino al neoliberalismo, (Reagan y la Thatcher 1983).
 
Pero la dictadura de Morales Bermúdez, primero, tenían que desmantelar los movimientos sindicales, y lo hizo entre 1976 a 1979, despidiendo a más de 5 mil de los mejores dirigentes sindicales (en julio de 1977), que era la vanguardia, y a decenas de miles de trabajadores de empresas, acabando con sindicatos y federaciones a partir de 1976 al 80, facilitando así, -con la división de las izquierdas-, los triunfos de los Gobiernos de Belaúnde Terry (80-85) y Alan García (85-90).
 
Estos dos gobiernos «democráticos», se dedicaron a debilitar las empresas públicas y a destruir el aparato productivo de nuestra economía, y por consiguiente, miles de empresas privadas fueron a la quiebra y más trabajadores a la calle, con la consiguiente liquidación de federaciones y sindicatos y de miles de trabajadores sindicalizados a la calle, para aumentar el ejército de los desocupados y debilitándose aún más el movimiento sindical. Muchos terminaron como trabajadores informales.
 
En la década del 70 y de los 80 hubo efervescencia y presencia de la izquierda y del movimiento sindical y popular (la CGTP más fuerte que nunca) en el escenario político del país, manifestada con gran presencia de la izquierda y dirigentes sindicales en la Asamblea Constituyente del 78-79, y congresos de la República de la década del 80, pero la división de las izquierdas, no pudieron impedir que triunfe la derecha y gobierne.
 
Es entonces con Morales Bermúdez (golpe del 29 de agosto de 1975), donde se inicia el desmantelamiento del movimiento sindical en el Perú, de lo mejor de su vanguardia, al despedirse a más de 5 mil dirigentes sindicales, a decenas de miles de trabajadores y a la cancelación de miles de sindicatos y decenas de federaciones que hoy ya no existen.
 
El golpe de Morales Bermúdez a Velasco Alvarado, dejó la mesa servida para los gobiernos de Belaúnde Terry (2do) y Alan García (1°), entre 1980 a 1990. La izquierda y el movimiento sindical ya estaba débil.
 
Y Frente a los desastres de estos 2 gobiernos anteriores y con las izquierdas y el movimiento sindical débil, llega un Fujimori que derrota a Vargas Llosa y el inicio del neoliberalismo fujimorista, pero también vino 20 años más de neoliberalismo sin fujimorismo, entre el 2001-2020.
 
Y así llegamos ahora, teniendo al frente al neoliberalismo, a la amenaza del CORONAVIRUS, en la que ambos quieren acabar con los abuelos y con la humanidad.
 
Felizmente a la cabeza de esta lucha contra ambos, tenemos a nuestra Cuba querida, siempre solidaria, junto a la solidaridad de Rusia y China, y a nuestra Nicaragua de Sandino, y a la Revolución Bolivariana de Hugo Chávez. No estamos solos. Hay ejemplos a seguir.
 
Nicolas Aguilar*
 
obrero, exdirigente sindical de la década de 1970 y hoy abuelo.
 

Fuente:  Fox News, 24 Marzo 2020.

 

Escribe un Comentario