CRISIS DE RÉGIMEN CON HEGEMONÍA CULTURAL NEOLIBERAL

CRISIS DE RÉGIMEN CON HEGEMONÍA CULTURAL NEOLIBERAL

 

La reacción popular a la crisis del régimen actual no se da en las calles. Es casi unánime aunque solo mueven su cabeza en señal de negación, rechazo, oposición que comentan en su círculo amical. Los jóvenes en las redes critican vía memes, caricaturas o sarcasmos, poco análisis de fondo. Poca reacción en las calles, marchas anti-corrupción decrecientes en número y calidad.

Nada que ver con las movilizaciones 1998-1999-2000, incluyendo la marcha de los 4 suyos de Julio 2000, contra la gran corrupción fuji-montesinista que terminó con la huida del dictador el 2002.

Luego empezó la cadena de gobernantes “democráticos” Toledo-Alan-Humala-Kuchinsky inaugurando la etapa de la “dictadura blanda” con democracia electoral. Cambió la forma política de la República pero no el fondo. La Constitución del 93 por la que se rigen tiene la huella indeleble de Fujimori. Los últimos 21 años con dicha Constitución han gobernado los 4 expresidentes todos ahora fugados, presos o sentenciados.

Quedan sus herederos. Ellos son los altos mandos del Estado e instituciones claves que siguen controlando el Congreso, la Justicia y las principales instituciones económicas y políticas.

¿Por qué esta casta se aferra a sus cargos? ¿Que defienden en el fondo? Sencillamente son hijos del 93, herederos del modelo de desarrollo dejado por la dictadura fujimorista. Todos tienen plena identificación ideológica con lo que sembró el FMI con Fujimori. Las leyes aprobadas cada año es la evidencia más contundente. Ninguna de ellas propone una redistribución justa ni asegura derechos conquistados para la mayoría.

La Constitución y las leyes mantienen intocable y refuerzan al capital financiero nacional e internacional. Los argumentos políticos-ideológicos no son nuevos ni nacionales…vienen desde los 90: “libertad económica”, “libre mercado”, “puertas libres a la inversión”, “privatizaciones”, “menos impuestos a la renta”, “regulación sin control”, “Estado fuera de la economía”, “libertad para endeudarse”…etc.

El reciente proyecto de competitividad de Vizcarra-Confiep es un ejemplo reciente; ninguna mención al medio ambiente ni a la desigualdad de ingresos, ni a la precariedad salarial laboral, ni a las jornadas de más de 8 horas casi generalizadas. Tampoco propone eliminar los contratos temporales que son casi norma de las gerencias, ni indica el Plan la innovación tecnológica prioritaria a las pequeñas empresas. Menos aún norma sobre la evasión/ elusión tributaria que está significando perdidas al erario de S/.18 mil millones este año. (ver Reporte Sunat, Andina: EVASIÓN TRIBUTARIA 2018). Ni se refiere a fusiones que como las de Alicorp o Inkafarma generan cuasi-monopolios que afectan los bolsillos del pueblo.

El Plan de Competitividad se constituye así en un Programa político construido bajo Asociación pública-privada que gobernará el destino del país a favor de los segundos. Ver Plan publicado 27 de Julio 2019. PLAN DE COMPETITIVIDAD

Gobierno y Congreso siguen trabajando en la misma onda política-ideológica desde hace 30 años. Los medios de comunicación televisivos complementan el discurso político-económico oficial. La TV es el aliado ideal para mantener la hegemonía del capital financiero en el plano cultural y control social. El capitalismo, como en la época Romana da al pueblo PAN Y CIRCO. El neoliberalismo solo necesita lo segundo.

La TV peruana muestra/alienta crímenes y farándula y oculta realidades. Es tal el control que no necesita la TV un nuevo Montesinos que desparrame dólares en las narices de cada propietario. Pero no es gratis que convoquen analistas que endiosan al mercado y repiten paz y respeto a las leyes existentes (Las ventas de publicidad TV asciende a 1000 millones de soles cada año.  Ver informe de ojo-publico: LOS DUEÑOS DE LAS NOTICIAS ). Cada movilización popular es minimizada ungiendo a la defensa del ordenamiento constitucional, respetar el Estado de derecho y la confianza en la democracia electoral, tranquilidad social para estabilizar la economía, salida dialogada entre poderes, etc…La defensa del proyecto Tía María unió a toda la casta con la misma prédica.

Es la continuidad de un esfuerzo de 30 años de prédica incesante en una sola dirección, sin oposición y en medio de una mayor corrupción que la que sufrimos los 90.

El terror desatado por Sendero Luminoso sigue siendo endilgado en los medios a todos quienes atentan contra las banderas neoliberales con tal esmero e insistencia mediática que terminó silenciando a demócratas decentes, progresistas, intelectuales, académicos y al pueblo en general quienes no hablaron más de Velasco Alvarado, ni de Tupac Amaru. Todos condenados a seguir el coro contra las experiencias alternativas anti-imperialistas de Venezuela o Cuba.

30 años han penetrado esta perorata identificando en la conciencia popular que  crecimiento es desarrollo, que la democracia se restringe a elecciones y que el Estado debe reducirse y liberalizar todo, salud y educación incluidos.

El resultado de 30 años de neoliberalismo: 17 mil millonarios peruanos (Ver Report Knight Frank, 2018:MILLONARIOS PERUANOS 2018 ) que incrementan su fortuna conforme “crece” la economía. 338 de ellos tienen más de $30 millones de ingresos anuales (Ver cuadro ingresos LA, Consultora Knigth Frank). Todo ello a costa de la gran mayoría que vive con lo justo, mal o pésimo (es el 85% de la población según la proyección de la encuesta IEP. (Ver Encuesta IEP, de Julio 2019. ENCUESTA IEP JULIO 2019 ).

  Hoy, a puertas del bicentenario, el GINI está entre 06 y 07 más alto respecto a países vecinos (Ver German Alarco y otros, Riqueza, Desigualdad e ingresos Oxfam: DESIGUALDAD REAL EN PERU ). La pobreza regional sigue relativamente estancada, el extractivismo funcionó a toda máquina con perjuicios ambientales y beneficios extras a las grandes compañías que de paso repartieron coimas ahora inocultables.

Hoy el régimen entra en crisis acelerada por la corrupción que no pudieron ocultar ni minimizar los medios.

“QUE SE VAYAN TODOS” empezó a sonar con fuerza en las redes y casi nada en las calles comparado con las movilizaciones contra la dictadura de Fujimori. No se refleja en las calles el 85% de descontento de la economía y la política que señalan las encuestas efectuadas. Ver Encuesta Julio 2019, IEP.

 

El liderazgo está en manos de Vizcarra no tiene oposición real. La izquierda aplaude nuevas elecciones. No hay iniciativa popular independiente ni centralizada. Nueva Constitución suena solo en la élite progresista. La CGTP ha perdido fuerza social y poco se hace para recuperarla. Los grupos anti-corrupción secundan las iniciativas del Ejecutivo.

 

¿Qué podemos esperar? Vizcarra puede ganar la bandera anticorrupción este 2019, convocar a elecciones y abrir una nueva etapa de recambios políticos. Cambiar algo para no cambiar nada en el fondo y abrir un tercer periodo del neoliberalismo.

 

No sería extraño que lo apoyen los grupos de poder económico. Necesitan recomponer, renovar sus operadores políticos y querrán evitar reacciones sociales incontrolables ante tanta podredumbre gobernando el país. Poner en riesgo la hegemonía neoliberal labrada en los últimos 30 años no sería su alternativa. Una tercera etapa post-fujimorista debe estar en su agenda aceptando políticas más flexibles y más blandas que garantice continuar su presencia hegemónica. Quizá hasta puedan sacrificar el proyecto Tía María. Ya lo insinuó Vizcarra.

 

¿Y la izquierda? Renovarse. Desarrollar iniciativas populares. No ganar electores simplemente ni seguidores. Empoderar ciudadanos. Retornar a las bases. .

1 Comment

  • Jorge Zamora
    13 agosto, 2019

    Una muy interesante reflexión y explicación de lo que esta pasando en la escena política nacional. Donde creo debe tratarse de ahondar más esta reflexión e interpretación de la coyuntura política es sobre el, Que Hacer? No solo para lo poco que queda de la izquierda dispersa y debilitada que ha iniciado un proceso de diálogo en busca de la unidad de todas las fuerzas políticas y sociales verdaderamente progresistas, democráticas que aspiran a presentarse como alternativa de gobierno en las próximas elecciones del 2020. Aunque, el tiempo está jugando en contra para que se pueda trabajar y concretar la unidad de todos estos sectores sociales y político, cada vez más protagónicos y exigiendo mayor participación en la toma de decisiones y en la elección de un candidato único que represente a la izquierda y al pueblo mayoritariamente, estas conversaciones que se siguen dando desde las bases debe continuar siendo apoyada por todos y todas las peruanos que queremos ver cambios profundos y estructurales en la política economíca y social del país. Se hace necesario y urgente el cambio del modelo económico neoliberal, de su democracia representativa y parlamentaria, del sistema de justicia, del sistema educativo y cultural que ha sido diseñado para el mantenimiento del status quo a través de la espuria Constitution Política del 93, que fue impuesta por oerdenes del Fondo Monetarios Internacional, a través del Gobierno vende patria de Fujimori y de los que lo siguieron y gobernaron con esa misma Constitución Política. Estas son algunas de las causas de la crisis política y la crisis del sistema capitalista, que no da para más y que el país está viviendo desde hace muchos años atrás.

Escribe un Comentario