DEBACLE MORAL DE SUSANA VILLARAN AFECTA CREDIBILIDAD DE TODOS

DEBACLE MORAL DE SUSANA VILLARAN AFECTA CREDIBILIDAD DE TODOS

Por Jorge Perazzo

 

La condena penal será muchísimo menos grave que la condena moral y política que recae en Susana Villarán, señaló con justeza Indira Huilca en su último tweet.

 

El afán de mantenerse en el cargo a toda costa lo llevo a Susana Villarán a pactar con el diablo. Traición no solo a la propia coalición que tuvo s u cargo la campaña de su elección sino a todos los ciudadanos que esperaban un comportamiento honesto, recto y transparente como se proclama en todos los mensajes.

 

Las organizaciones sociales y políticas deben condenar este comportamiento con la mayor contundencia posible y en voz alta en todos los vientos no solo por el flagrante delito realizado sino porque representaba la opcion de la izquierda para hacer nueva política con ética y transparencia. Y la traiciono.

Pero no se trata solamente de condenar abiertamente a Susana, lo más importante es que quienes la acompañamos sean personas o organizaciones políticas hagamos una autocrítica profunda por permitir que se arrastrasen al dinero fácil y a los grupos económicos. Imperdonable.

 

Caer en la tentación de una cómoda y arreglada victoria anti-revocatoria es una muestra de debilidad política,  de desconfianza de sus propias fuerzas que le acompañaron y sobre todo de incapacidad de mantener la popularidad con medidas políticas eficaces  y democráticas. Sin venderse.

 

Nunca se optó por el empoderamiento de las organizaciones ciudadanas como prioridad ni a la apertura del poder municipal a los ciudadanos y vinculacion transparente con las alcaldías distritales sean cuales fueran sus origenes politicos. La prioridad en buscar mega-proyectos, en afinar y perfeccionar la tecnocracia y en gerenciar el poder como empresa privada permitió que la derecha le serruche el piso fácilmente. Y lo hicieron. La revocatoria era un hecho. La razón principal: “extremada incompetencia de gestión” “falta de proyectos concretos”.

 

La peor opción escogió Susana Villarán. Primero abandono la coalición política de izquierda quienes la llevaron al sillón municipal que terminaron así en cómplices políticos. Susana se apoyó en sus “leales” tecnócratas y, juntos, decidieran aferrarse al poder pactando con el diablo. Era una consecuencia de la línea que se impuso en la municipalidad desde el comienzo.

 

Hay mucha diferencia entre la consigna de “una gran vía con peaje” que la consigna del “vaso de leche a los niños”. La primera fue la prioridad de Villarán la segunda fue de Barrantes y movilizo a la población empoderándola.

 

Ética, moral, decencia son valores que deben estar en primer plano permanentemente aun cuando tenga las organizaciones tengan desventaja en la correlación de fuerzas, debilidad de recursos o desanimo porque no marchen las cosas como se planea. De esos errores y debilidades también se aprende y se derivan soluciones. No hay respuestas fáciles como la realizada por Susana afectando la credibilidad de la izquierda.

 

 

Siempre los hombres de izquierda nos hemos caracterizado por mantener la mayor fuerza moral y ética. Cualquier infracción a ello debemos condenarla con énfasis, criticarla en todos sus extremos y comunicarla a toda la comunidad. Luego debatir sus terribles implicaciones y desnudar las situaciones que llevaron a ello para no repetirlas nunca más.

 

2Comentarios

Escribe un Comentario