ECUADOR Y CHILE SEÑALAN EL CAMINO

ECUADOR Y CHILE SEÑALAN EL CAMINO

A los hombres y mujeres revolucionarios y progresistas de América latina.

El pueblo de Chile ha salido masivamente a las calles de todas las ciudades para exigir el cambio de sistema. Es una rebelión social, masiva, popular, ciudadana contra la herencia de Pinochet. La sociedad se rebela contra el que fue considerado por los opresores como el paradigma, el modelo de América latina. Las grandes avenidas se han vuelto a abrir.

Los indígenas del Ecuador han rechazado el despiadado programa neoliberal del traidor Lenin Moreno. La gentemantiene bloqueado el ajuste del FMI. La tecnocracia internacional usurera ha sido derrotada por el pueblo.

El despiadado neoliberalismo de Macri ha fracasado en Argentina, pero ha dejado endeudado al país. Argentina deberá ser reconstruida con principios, programas económicos y métodos distintos.

El pueblo minero y campesino de Bolivia ha salido a las calles para defender sus votos. La derecha boliviana se ha encontrado con una masiva muralla popular.

El uribismo ha sido derrotado en las elecciones municipales de Colombia.

El Frente Amplio seguirá gobernando en Uruguay.

Sin Peña Nieto y Macri y con Lenin Moreno y Piñera repudiados por sus pueblos, el servil Grupo de Lima ha perdido legitimidad, si alguna vez la tuvo. Los títeres del imperio están desconcertados y huérfanos.

Venezuela y Cuba siguen de pie.

Un fantasma recorre América latina: el repudio popular al neoliberalismo. A lo largo de varias generaciones, los pueblos se han dado cuenta de su verdadero significadoantinacional y antipopular. El anunciado “fin de la historia” ha sido en realidad el comienzo de otra historia, hecha por los pueblos.

Por todas partes, el imperialismo fracasa y se empantana en sus guerras criminales de Siria, Afganistán, Libia, Irak, Sudán. Cada vez más países dejan de obedecer sus dictados.La grosería y prepotencia de los Trump, Bolsonaro, Johnson, es la expresión de la irremediable decadencia del imperialismo en un mundo no controlable por ellos y multipolar.

Una lección debemos aprender las izquierdas de América latina: hay que ir al pueblo llano, múltiple, sin temor, sin prejuicios. El sistema neoliberal, corrupto e ilegítimo, debe ser combatido desde las bases populares que también empiezan a repudiarlo. El electoralismo solo tiene justificación si es solo un complemento de las luchas del pueblo desde las calles y las plazas.

Es nuestra obligación política y moral continuar defendiendo la Revolución Bolivariana, la Revolución Cubana yNicaragüense, avanzadas de nuestros pueblos en el difícil camino hacia el socialismo. Un nuevo internacionalismo abierto, activo, es imprescindible. No debemos dejarnos encerrar en las fronteras nacionales. La lucha en cada país es solo una parte de la lucha de los pueblos de América latina y el mundo.

La necesaria unidad de las izquierdas en cada país no debe ser el equivalente de negociaciones de cúpulas a espaldas de la gente. Solo puede lograrse a partir de las demandas concretas de los trabajadores por educación, salud, salarios dignos, retiro humano, derechos sociales, aire y aguas no contaminados, respeto a la organización ciudadana y sindical. La democracia verdadera se construye desde las bases sociales.

¡Viva la Revolución Latinoamericana!

NICOLÁS AGUILAR / HÉCTOR BÉJAR / JORGE PERAZZO / GERMÁN RENTERÍA / Otras firmas

Grupo Emancipador Perú

Cátedra Política del Pueblo.

www.catedrapoliticadelpueblo.com

Escribe un Comentario