El Gobierno ha manchado la historia de la diplomacia peruana

El Gobierno ha manchado la historia de la diplomacia peruana

Entrevista realizada en Febrero. Se reproduce por su actualidad ahora que Perú y el Grupo de Lima concluyen reunión para lamentar su fracaso y armarse de odio clamando por «mas presión» (lease: generar escasez de alimentos y agua a la población) que linda con incitación al genocidio y al terrorismo.

 

Héctor Béjar         (Entrevista de Ernesto Toledo Bruckmann, publicada en UNO)

 

La política exterior peruana tomó partido por llevar a cuestas la situación en Venezuela. Reconocer a Juan Guaidó como presidente y desconocer a Maduro ha puesto en entredicho a la diplomacia peruana, la que, para muchos, sigue las consignas dictadas por Estados Unidos. Diario UNO conversó con el sociólogo y analista político Héctor Béjar, quien nos da su opinión acerca de lo que le espera a ese país.

 

—El Grupo de Lima ha hecho un llamamiento a las Fuerzas Armadas de Venezuela para que sean “leales” al régimen de Juan Guaidó. ¿Qué opinión le merece?

 

—En reciprocidad, lo que podría hacer el supuesto gobierno de Guaidó es hacer un llamamiento a las Fuerzas Armadas del Perú para que presten lealtad a Daniel Salaverry, que es, como Juan Guaidó, presidente del Congreso. En esa misma lógica, otro grupo de países podría perfectamente elegir a Daniel Salaverry como presidente legítimo por que él ha sido elegido. Si estamos en correspondencia deberíamos pensar en eso.

 

—Suena sarcástico todo ello.

 

—Es que le estoy hablando con sarcasmo pero creo que es una mancha para la historia de la diplomacia peruana hecha por el canciller Néstor Popolizio.

 

—¿Perú se inmiscuye en la política venezolana?

 

—No solo eso; yo le pregunto al presidente Martín Vizcarra y a su canciller Popilizio, ¿quiénes son ustedes para decir qué es o no legítimo en Venezuela? ¿Quiénes son ustedes para obedecer a Donald Trump en nuestro nombre? Si el gobierno de Maduro es ilegítimo, como ellos dicen, ¿por qué es legítima la Asamblea Nacional elegida con el mismo sistema electoral y el mismo jurado con que fue elegido Maduro?

 

—El Grupo de Lima también ha invitado al “gobierno” venezolano a integrarse a esa instancia.

 

—No es solamente el Grupo Lima, es Néstor Popolizio quien ha hecho la declaración; él personalmente.

 

—¿Con esta invitación no están creando dos Venezuelas?

 

—Así es; están dividiendo a un país. En este momento existe una Venezuela en la fábula porque un gobierno legítimo y legal es el que tiene dominio sobre su territorio. Nicolás Maduro, elegido legalmente, tiene dominio sobre su territorio.

 

—¿Y el supuesto gobierno de Juan Guaidó?

 

—Ese es un gobierno fantasmal; Juan Guaidó no tiene oficinas, no tiene aparato administrativo; lo único que tiene es el respaldo del presidente norteamericano Donald Trump y del Grupo de Lima.

 

—No existe unanimidad en América latina respecto a la legitimidad de Guaidó.

 

—Así es. También hay que pensar que hay otro grupo en América latina; lo conforman México, Uruguay, Bolivia, Cuba y la misma Costa Rica, cuya posición no acaba de ser clara. Esas son opciones distintas. En Europa pasa lo mismo con Italia y Grecia.

 

—¿El tema divide a los países?

 

—Efectivamente; lo que está haciendo este obsesivo guerrerismo ambicioso de Donald Trump es dividir a Estados Unidos ya que ese país también está divido entre el Poder Ejecutivo de Trump y el Congreso. También busca dividir a la Unión Europea porque hay países que no están a favor de esa política guerrerista.

 

Hay que tener en cuenta, además, que esos países proguerreristas son una minoría frente a los más de 190 países que son miembros de las Naciones Un idas. ¿Qué son 15 países de 190? Hay otros países grandes como India, Turquía y Sudáfrica que no quieren intervenir en este asunto y algunos de ellos siguen teniendo embajadas en Venezuela y funcionan con normalidad.

 

—Acá en el Perú, ¿las oficinas de la Embajada de Venezuela seguirán leales a Maduro?

 

—Esa respuesta no la tengo porque me imagino que eso forma parte de la política del canciller Popolizio porque no puedo decir que es una política del Perú; me niego a aceptar que mi país esté comprometido en este tipo de políticas.

 

Todo depende que los dos países se entiendan; me refiero a la “Venezuela legal” y “legítima” que es la Venezuela presidida por Nicolás Maduro, así Popolizio y Trump no les guste.

 

—Hace unos días el Congreso aplaudió para recibir al nuevo “embajador” de Venezuela Carlos Scull ¿en qué condiciones ejercerá sus funciones?

 

—Es un embajador de cartón que no tiene Embajada, que no tiene país. Están inventando algo. Parte de la locura implica la invención de realidades que no existen en la práctica. Esa es la locura de Trump que tiene Estados títeres y todos en Estados Unidos saben quién es Trump.

 

Yo no puedo hacer de adivino; no puedo predecir cómo va a acabar Trump y su corte pero no las tiene todas en ese país; nadie lo obedece, ni los jueces ni parte del propio ejército norteamericano; eso se ve en la política de Migración.

 

—Es evidente el mal manejo económico en Venezuela pero ¿la situación podría mejorar siendo un país bloqueado?

 

—El bloqueo económico y financiero de Washington contra Venezuela es comparable con el asedio nazi a Inglaterra. Yo pregunto: ‘¿Tuvo Winston Churchill la culpa del racionamiento y el hambre en la Inglaterra de la época? Entonces habría que sacarlo por un golpe de Estado para hacer que Inglaterra se rinda ante Hitler y los ingleses puedan comer y vivir tranquilos bajo su dominio?

 

—Aparentemente Estados Unidos no perpetraría una intervención militar en Venezuela ¿pero corre la posibilidad de que la promueva con la intervención de venezolanos en el autoexilio o extranjeros?

 

—Es el modelo sirio. Armas un gobierno en el exilio, por supuesto que se trata de un “gobierno” y luego armas una fuerza supuestamente rebelde formada por mercenarios; podrían ser colombianos, no podemos descartar que incluso hayan peruanos y de diversas nacionalidades para introducirlos. Dice que es una rebelión interna.

 

—La lealtad hacia el gobierno de Maduro parece estar vigente en un amplio sector de venezolanos.

 

—Si Maduro fuera el dictador que dicen que es, con la cantidad de millones de dólares que le deben estar ofreciendo ya a cada general de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, hace rato que debió haber un golpe de Estado.

 

Cómo es que las Fuerzas Armadas Bolivarianas , las milicias y el pueblo venezolano que apoya la revolución y que no son cuatro sino millones de gentes, se mantienen leales al sistema legal de Venezuela; eso no se explica en una dictadura.

 

—¿Se está creando precedentes nocivos para la región?

 

—Así es. El problema reside en que se está sentando un precedente terrible en América latina que puede incluso ser usado por el terrorismo; por que mañana puede aparecer alguien y puede declararle la guerra al Perú. Sendero Luminoso podría convertirse en un gobierno en el exilio y nombrar un presidente de cartón, igual como es el caso de Juan Guaidó. Están abriendo una caja de Pandora. La irresponsabilidad de esa gente no tiene parangón.

 

—Respecto a la izquierda peruana; esta se ha dividido frente a la situación venezolana y hasta un sector llama dictador a Maduro. ¿De esa manera se puede construir la unidad?

 

—De la izquierda prefiero no opinar; prefiero guardar un silencio pero por supuesto, mi silencio dice mucho.

 

—¿Es decepción?

 

—No; me niego a dar alguna opinión sobre la izquierda en este momento. Yo doy mi opinión, soy responsable de mi opinión y estoy dispuesto a discutirla con cualquiera, aquí y en cualquier parte. Cada quien es responsable ante su propia conciencia, de la posición que adopte en este momento frente a lo que pasa en América latina.

 

Escribe un Comentario