Nadie aterroriza a una nación, a menos que seamos cómplices

Nadie aterroriza a una nación, a menos que seamos cómplices

Por Jorge Perazzo

La Asamblea Nacional de Venezuela presidida Juan Guaidó aprobó reincorporar a Venezuela al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) que le permite invocar la intervención extranjera a Venezuela. 

 

Es una clara invitación a la intervención extranjera y un flagrante atentado a la Carta de las NNUU. Una invocación a la guerra. Un mensaje para la intervención armada de los EEUU.

 

Pompeo ya la viene preparando (dos viajes a AL en dos meses). Trump la menciona cada semana como carta sobre la mesa. Se empeña en comprometer a Perú y toda la región en la guerra. Ni México ni Uruguay ni Bolivia lo apoyan. Le da igual. La guerra intervencionista la anuncian sin escrúpulos.

 

Más de 100 países NO apoyan la postura de Washington contra Venezuela. Las propias NNUU reconocen la legitimidad del Estado y Gobierno Venezolano. No les importa. La carta de la guerra sigue en su mesa, descaradamente la proclama en cada entrevista. Una vergüenza que el gobierno de Perú y una minoría de países sigan a Trump.

 

Nadie en América, salvo los halcones de Washington quieren la guerra. Es urgente aislar a estos guerreristas. Es la paz, el dialogo y la diplomacia la que debe imperar. No las armas.

 

Trump y EEUU camina en sentido contrario al sentido común y a la voluntad pacifista de los pueblos.

 

El gobierno peruano debe retirar el apoyo a Trump y condenar la violencia que desata contra el pueblo venezolano. La agresión de EEUU en alianza con el gobierno peruano es un atentado de lesa humanidad.

 

Empezaron bloqueando los bienes del Gobierno Venezolano. Vizcarra apoyo sin escrúpulos formando el Grupo de Lima. EEUU roba los bienes del Gobierno Venezolano con la complacencia de Torre Tagle. Y atentan contra la vida de los pobladores venezolanos impidiendo ingreso de alimentos y medicinas. Y Vizcarra se queja hipócritamente de la migración venezolana.

 

Sangre y fuego en vez de dialogo. Los belicistas quieren evitar la diplomacia sensata que desarrolla el Gobierno de Noruega.

 

Terror y/o muerte es su opción para resolver las diferencias. Lo mismo que hacen con Guatemala y hasta con México. Estás conmigo o contra mí. La repulsa a este comportamiento es cada vez más universal.

 

Trump y los halcones de Washington promueven la destrucción de Estados que no le simpatizan no les importa si es con derramamiento de sangre. Como lo hacen en Yemen del que poco habla la prensa. Lo dijo Trump ayer: desaparecemos Afganistan en 10 dias. Ver video:

 

 

Definitivamente, EEUU no ha aprendido de Vietnam. Ni de Corea. ¿Los peruanos seremos cómplices de las aventuras de Trump en Venezuela.? Hay que parar esta complicidad YA porque si ocurre con Venezuela NADIE, ningún país ni ningún pueblo que quiera ser soberano se salva.

 

La intervención de EEUU en Venezuela no solo vulnera la decisión que AL y el Caribe de ser una zona de paz (firmada por 33 paises incluido el Peru) Ver documento final: América Latina y el Caribe: ZONA DE PAZ

 

La intervención de EEUU en Venezuela compromete a todos los paises y a todos los pueblos. A los propios venezolanos ya angustiados en Perú, que no enviaran remesas a sus familias. Y a los peruanos en Venezuela (500 mil según cifras oficiales) que se verán más afectados porque ni apoyo oficial tienen.

 

Compromete las amenazas de guerra a todos los habitantes sud y centro americanos que verán el comercio restringido o anulado, la migración multiplicándose y empeorando la recesión económica ya existente. Pero sobre todo el futuro se torna incierto y el retorno al caos.

 

Perú es firmante de un compromiso de ser zona de paz. QUE SE CUMPLA. Textualmente la Proclama que firmo Perú y otros 32 paises dice:

 

«El compromiso de los pueblos de América Latina y el Caribe de fomentar las relaciones de amistad y de cooperación entre sí y con otras naciones, independientemente de las diferencias existentes entre sus sistemas políticos, económicos y sociales o sus niveles de desarrollo; de practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos»

Firmado por 33 paises, en la reunión de la Celac, 2004, Cumbre de Celac en La Habana, Cuba

1 Comment

Escribe un Comentario