¿POR QUE NO DESPIERTAN LOS PERUANOS?

¿POR QUE NO DESPIERTAN LOS PERUANOS?

Por  Jorge Perazzo

La desigualdad y la corrupción han sido los detonantes de la ira de chilenos, ecuatorianos y argentinos y la motivación básica de sus movilizaciones masivas, periódicas, simultáneas y de alcance nacional aunque sin organicidad centralizada. Con los mismos problemas los peruanos no reaccionamos igual. ¿Porqué?

Las movilizaciones en el país son esporádicas, de concurrencia decreciente con pocas replicas regionales y convocadas por colectivos con banderas básicamente anti-corrupción casi siempre alineadas con la predica gubernamental y a las reformas políticas que propone.

Los movimientos indígenas de Ecuador hicieron retroceder el proyectado ajuste que impuso el FMI. Los chilenos han impuesto prácticamente poner la Constitución pinochetista en la agenda nacional. Los bolivianos reaccionaron a la acción derechista tardíamente pero con convicción de no permitir el retorno al pasado.
La desigualdad en Perú no es menor que en Chile ni Ecuador. Es cierto que el 1% de los Chilenos captan el 26% de los ingresos nacionales pero Perú no se queda atrás: 6 peruanos tienen casi $13 mil millones de fortuna personal (web RPP 5Marzo2019). En corrupción llevamos el estandarte: cinco expresidente y 6 ex-Comandantes generales imputados por coimeros. Pero no pasa nada o muy poco.

La juventud peruana parece anestesiada, la clase media alienada, el campesinado peruano casi estático comparado con el movimiento indígena en Ecuador y Bolivia.

¿Es por la ausencia de sindicalización y organización popular? Es cierto que desde Morales y Fujimori la sindicalización fue casi criminalizada y hasta hoy se mantiene el temor. Pero igual o peor fue en Chile con Pinochet pero el miedo allá se perdió definitivamente. Se han atrevido a desafiar al sistema entero, pero ahora no solo la juventud sino todos los sectores sociales incluidos los pensionistas.

Cierto que en Chile se impuso la política neoliberal en todos sus extremos con informalidad casi cero y la mentalidad consumista ha penetrado tanto que se endeudan al extremo (70% de la población) para sobrevivir y llegar a fin de mes. Ya hartos salieron a las calles violentamente y con mucha decisión.

La población asalariada peruana gasta el 30% de su sueldo para pagar deudas bancarias (gran negocio bancario de vender dinero plástico casi a la fuerza). Es una minoría de la población económicamente activa (en Chile es casi 100% dependiente) pero ya en Perú esta situación de los trabajadores es una bomba de tiempo y se nota la ira contenida en las ciudades. Las recientes movilizaciones de los trabajadores de Globo, Saga Fallabella y estatales son un indicador.

¿Y la gran mayoría de trabajadores en edad de trabajo? La informalidad, el autoempleo, el “recurseo” es la actividad que salva la olla a la mayoría de la población tanto urbana como rural. Sacan la vuelta a la crisis auto-explotándose cada vez más. Se alejan ilusoriamente del sistema aunque no son muy conscientes que los oprime.

No es el caso en Chile donde son dependientes casi todos y cuando cae la economía, masivamente los afecta y explotan…y no paran. En Perú suben pasajes y la reacción es pasajera y aisladas. Ecuador depende del dólar que hace más volátil los ingresos de todas las familias. Cuando subió el petróleo reaccionaron los indígenas pero también los trabajadores urbanos reforzando la presión social.

Millones de familias peruanas (2/3 del total) están en esta situación tan lejos y tan cerca del sistema neoliberal. Mantienen la olla familiar trabajando 12 o más horas sea en la calle, la mina, en su propia chacra, casa o como doméstica consumido(a)s en su sobrevivencia y en la práctica sin ciudadanía real. Los intentos del neoliberalismo (Hernando De soto entre otros) para someterlos al sistema no han funcionado y ahora se intenta bajo el plan de competitividad Confiep-Vizcarra.

¿Qué tanto desmoviliza la fiesta electoral actual? La corrupción a segundo plano y sumarse hipócritamente a su condena “caiga quien caiga” (ver CADE 2020). La pretensión real del poder económico vía sus agentes políticos es centrarse en defender el “modelo económico”, es su prioridad a la vista de Chile y Ecuador. El tema central satanizar cualquier propuesta da cambio como chavista, cubana para impedir alguna conciencia de cambio en la poblacion. Los morados y no pocos candidatos del FA y JP se suman a esta maniobra derechista con su silencio o ambigüedades frente a los procesos revolucionarios en esos países.

En estas condiciones es probable que el proceso electoral no sea un escalón para despertar la conciencia ciudadana y una nueva democracia. Quizá si un salto a la política oficial para quienes hagan mejor competencia por marca, nombre, números, imagen o frase cautivadora y no necesariamente por un ideario que movilice conciencias.

Escribe un Comentario