CENSURADOS ABRUMADORAMENTE…

CENSURADOS ABRUMADORAMENTE…

PERO SEGUIRÁN EL PODER…TRES AÑOS MAS

Por: Jorge Perazzo
 
85% de la ciudadanía ha votado contra la actual representación política, pero esta mayoría fuji-aprista seguirá manejando el  Congreso tres años más, hasta el 2021. No es para alegrarse demasiado.
 
¿Cómo resolver esta contradicción de un pueblo que ha repudiado en las urnas al Congreso y al aparato judicial pero que seguirán controlando estas instituciones hasta el 2021?
 

CON MINORIA SOCIAL PERO MAYORIA LEGAL

 
Dos leyes aprobaron antes del Referéndum: 1) exonerando de impuestos a los casinos 2) Rebajar penalidad a los partidos con donaciones ilícitas. NEFASTA fue la calificación que uso el mismo Presidente del Congreso lavándose las manos ante el contundente rechazo popular.
 
Es solo el comienzo de las tropelías de la mayoría Fuji-Aprista en este nuevo periodo post-referéndum. Están socialmente condenados y su líder en cárcel  pero con poder de legislar como las dos primeras leyes cuasi-aprobadas y que han provocado el repudio nacional.
 
Los 4 alanistas alineados  a los fujimoristas en el Congreso desde el comienzo aspiran ahora a liderar a Fuerza Popular que se tambalea con renuncias y delatores. Ya empezaron a liderar el cuestionamiento al Referendum. Mulder dijo este Sábado 8: “Este referéndum es un fraude”. Y el mismo Domingo 9 día de votación Alan se sumó a esta campaña: “no cambiara nada” y refiriéndose a las preguntas de referéndum: “se pudieron haber solucionado con diálogo”.
 
A contracorriente del clamor nacional FP y el APRA seguirán blindando a Chavarry, Becerril y similares hasta donde sea posible. Ya lo sentenció el Pdte. de la Comisión a cargo del caso Chavarry: “lo veremos hasta terminar los más de cien casos pendientes”. Es la consigna de “La Botica”.
 
La mayoría fujiaprista se repite de alguna forma en la flamante Junta Nacional de Justicia aprobada en referéndum. Al menos 4 de las 7 personalidades han sido elegidas por la mayoría del Congreso y están a merced de ella. Los pueden mantener o censurar según como actúen.
 
El escenario para Vizcarra no es fácil a pesar del espaldarazo del domingo 9. Hay un alto riesgo que Vizcarra acepte la “conciliación” y el “dialogo” ofrecido por el fujiaprismo. “No hay ni vencidos ni vencedores” dijo al fin del Referéndum. La mayoría apro-fujimorista van a ensayar un libreto conciliador y hasta un mea culpa hipócrita con tal de no perder el mando. Hasta quizá censuren a uno de los suyos. Lo necesitan para reacomodarse y luego sacar sus garra en lo que le queda de mandato congresal.
 

¿Que hara Vizcarra?

 
Recordemos que está en la agenda del Gobierno de Vizcarra la Reforma laboral y la reforma del petróleo ambas de buen gusto para los neoliberales que basan sus ganancias en la “flexibilidad laboral” y en menores regalías por explotar nuestro petróleo. Ambos proyectos va acordes con el pensamiento esencial del gobierno pero también de Fujimoristas, apristas, PPkausas, Acción Popular y otros que se inclinan a las políticas neoliberales en boga.
 
Estas son las batallas que ahora quedan en manos del movimiento social y de las fuerzas políticas progresistas y revolucionarias. El 85% de votos por SI-SI-SI-NO cambia sin duda la correlación social de fuerzas, pero seguirán al mando del Estado los mismos actores políticos y jurídicos repudiados con el referéndum.
 
El movimiento social tiene que rearmarse para impedir que se aprueben leyes como la Reforma laboral pro-empresa en curso o para impedir que se extiendan por 20 años o más la tenencia de lotes petroleros a Compañías norteamericanas muy sospechosas de fraude y daño ambiental. Y también para impedir que mediaticen en la nueva Ley Orgánica de Justicia que ha mandado el referéndum.
 
Se ha logrado un triunfo popular arrinconando a la mayoría política más reaccionaria. Pero la corrupción y sobre todo los corruptores tienen otros operadores políticos que ya aprobaron leyes como las dos mencionadas  y que buscan protegerse.  Anular la inmunidad a políticos funcionarios incluido Presidente de la República es un clamor popular pero ni lo piensan los miembros actuales del Ejecutivo ni el Congreso. Menos expropiar a las empresas corruptas  y evasoras de impuestos como las grandes mineras.
 
Los esfuerzos para convertir este 85% de la población electoral en fuerza transformadora unitaria pasa por movilizarse por una plataforma que integre los puntos mencionados pero no se limiten solo a las expectativas de encarcelamiento a los blanqueadores de dinero descubiertos y por descubrir.

Escribe un Comentario