CERCANDO AL PRESIDENTE

CERCANDO AL PRESIDENTE

Doce Ángulos

 

Luis M. Sánchez. Publicado hoy en el Diario “Los Andes” de Arequipa.

Estamos de acuerdo en que el nuevo gabinete es una recomposición aceptable. No se sabe si necesariamente mejor, lo que se verá según los resultados, pero transmite mejor imagen de voluntad concertadora.

 

 

 

Lo que no puede decirse es que su llegada sea un triunfo de Castillo. Tiene más de derrota táctica, la tercera que sufre el presidente.

 

La primera fue no lograr que el partido que lo puso en la presidencia tenga presencia en la directiva del Congreso. El Congreso está en manos de una coalición de derecha que no es exactamente opositora en el sentido democrático de la palabra, sino enemiga del presidente y enemiga de la democracia, dispuesta a todo con tal de que Castillo deje el cargo.

 

La segunda derrota fue la salida de Héctor Béjar de la Cancillería, sustituido por un profesional de trayectoria oficiosa que asegura que la diplomacia del país seguirá siendo tan obsecuente como lo ha sido hasta ahora.

 

La salida de Bellido es una derrota porque el presidente actúa presionado por la coalición vacadora que no ha dejado de operar desde la segunda vuelta.

 

El gabinete de Bellido se excedía en ruido y le faltaba modales de trato político, pero no se puede decir que no era políticamente confiable en la línea de lo que el candidato Castillo propuso en campaña.

 

Con la recomposición, Castillo es tentado a distanciarse de Perú Libre, lo que pone a prueba sus convicciones de entendimiento. Si eso se produce, perdería el único apoyo que tiene en el Congreso, además de ser una deslealtad a la palabra de maestro.

 

Claro está que para que haya entendimiento debe haber disposición de ambos lados. A Vladimir Cerrón y los líderes de su partido les toca poner su cuota de esfuerzo, a pesar de la campaña de satanización a la que están sometidos.

 

Sabe el presidente que con el nuevo gabinete la coalición extrema que lidera María del Carmen Alva, secundada por los dizque almirantes Montoya y Cueto no va a quitarse la capucha de la triple K para dedicarse a vivir como ciudadanos responsables.

 

La coalición proclamó sus intenciones desde el inicio y lo viene haciendo. Su propósito es vacar al Presidente. Por eso desgranan su gabinete y lo cercan desde el Congreso.

 

Su última maniobra es la “ley de la cuestión de confianza”, maquinada por el fujimorismo en la Comisión de Constitución. Con ella quieren que el Presidente pierda posibilidades de plantear cuestión de confianza contra las arbitrariedades de la mayoría del Congreso.

 

Buscan a todo trance romper el equilibrio de poderes y desarmar al Presidente, para que no pueda defenderse cuando la coalición vacadora pida su cabeza. El Presidente ha observado la ley, pero la coalición no se detiene sábados ni feriados para aprobarla en vía de insistencia

 

Los más recientes golpes de Estado en América Latina han sido desde los congresos. Pasó en Honduras (2009), en Paraguay (2012), en Brasil (2016). Alguien podría pensar que esto prueba que la democracia parlamentaria funciona. En realidad, prueba que el golpismo en América Latina ha “evolucionado”. Trabaja ahora más desde la prensa, desde el poder judicial, y desde los congresos. Sus artífices son los de siempre.

 

 

Escribe un Comentario