EL ODIO Y LOS DELIRIOS DEL MARQUÈS

EL ODIO Y LOS DELIRIOS DEL MARQUÈS

 

 

Por: Adolfo Granadino F.

 

 

Este Marqués, collera  de la rancia aristocracia española se llama Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, tiene 85 años, Se divorció de Patricia Llosa, su prima,  en el 2016. Antes estuvo casado con su tía Julia. Fue la humillación más despiadada que se le hace a una esposa luego que en la ceremonia de la entrega del premio Nobel lee su discurso llorón  así:

 

 

El Perú es Patricia”, la prima de nariz respingada y carácter indomable.  “Ella hace todo y todo lo hace bien, administra la economía, pone orden en el caos, mantiene a raya a los periodistas y a los intrusos, defiende mi tiempo, decide las citas y los viajes, hace y deshace las maletas, y es tan generosa que, hasta cuándo cree que me riñe, me hace el mejor de los elogios”

 

Poco tiempo después viene a Lima a exhibirse con su amante, importándole  un rábano que lo observara toda su familia.

 

En una oportunidad le lanzó una trompada nada menos que a Gabriel García Márquez, su amigo, celoso por sus sospechas que “Gabo” enamoraba a su amada esposa Patricia. También  insultó groseramente en público, al premio Nobel  Gunter Grass, autor de su famosa novela “El Tambor de Hojalata”, la razón de su cotidiana ira era su discrepancia ideológica y abrupta intolerancia con el también su amigo, este afamado escritor alemán.

 

Igualmente y de manera miserable propia de quién tiene el lumpen detrás de la sonrisa, se refirió al gran escritos Julio Ramón Ribeyro, tildándolo de, entre otros  cuestionamientos a su decencia, de  convenido y vendido a las dictaduras (El pez en el agua)

 

El referirse provocadoramente y sin consideración a su amistad, paisanos y similitud ideológica, mereció la pública mentada de madre de Hernando de Soto. Por otra parte, el odio a Fujimori no obstante que este implantó en su gobierno y, con exactitud, todo el programa  político del Fredemo, fue de pura piconerìa; es por eso que hoy no tiene ningún empacho en apoyar a la hija Keiko.

Tampoco Augusto Ferrando se le escapó de sus odios y delirios. Ferrando, como lo señala en el libro que esta nota refiere;  que el popular animador de Tv lo fue a visitar y prometerle que anunciaría cerrar su programa e irse del país en caso que no gane las elecciones, pero Vargas comenta sin miramientos que sospechaba que el visitante quería plata.

 

Pero peor aún, Silva Ruete, amigo desde sus años mozos en Piura,  luego   en Lima en la Universidad y posteriormente en sus delirios con su tía Julia o en sus ajetreos políticos en el Fredemo, es decir, amigo incondicional; sin contemplación alguna lanzó sus interminables burlas para ridiculizarlo a lo que él llamaba “el gordito”.

 

La ingratitud en él es una constante; lo fue hasta con su mujer y sus más leales amigos y terriblemente despectivo con su propio padre, al mismo tiempo, posando “perfecta” humanidad con enfermizo esmero.

 

De la Izquierda se pasó  a la derecha, pero aún más allá, a la ultraderecha, puntualicemos, a la Aristocracia española, ni más ni menos; es decir, se pasó por pura conveniencia personal y, entre más desafiaba a la Izquierda más escalonaba hasta llegar a Marqués.

La periodista española Rebeca Diz, precisa:

El marqués Vargas Llosa ha lanzado el grito de guerra para convocar a la tribu neoliberal. Desde su residencia en la exclusiva urbanización 'Puerta de Hierro' en Madrid, el aristócrata pidió a los peruanos votar por Keiko Fujimori. Entre los dos candidatos, uno es socialista confeso y la otra, imputada por lavado de activos y organización criminal, el escritor apuesta por la acusada por delitos de corrupción. No se trata de un arrebato electorero del aristócrata. Es una convicción que él mismo practica.

Vargas Llosa se mueve como pez en el agua en el Partido Popular español, una agrupación política sentenciada por financiamiento ilegal y con una interminable lista de correligionarios que purgan cárcel o enfrentan juicios por los más variados delitos de corrupción: coimas, lavado de dinero, contratos inflados o desvío de cientos de millones de euros de fondos públicos a fundaciones fantasmas. Una de las tramas de corrupción más sonadas en España, 'el caso Gürtel', dejó al descubierto el desembolso de más de 200 mil euros de dinero público para la campaña de lobby con la que se apuntaló la candidatura de Vargas Llosa al premio Nobel de literatura que el escritor obtuvo en el 2010”

 

Todo ha sido y sigue siendo un gran negocio personal su “carrera política” a la usanza  ultraderechista,  admirador psicótico de la política económica “exitosa” de Pinochet, desmentida contundentemente por la mayoría de los ciudadanos chilenos, desmentido con energía y con voto indeleble por el pueblo boliviano ante las declaraciones golpistas de este escritor; más la reiteración de los colombianos en su lucha contra el gobierno de Duque, -chochera- de Vargas.

 

Neruda, García Márquez, Günter Grass y Saramago, no necesitaron volverse adulones de la derecha mundial para ganar el premio Nobel y, si hubiera sido necesario, no se lo permitía la iluminaria decencia de cada uno de estos ejemplares escritores. Por algo será que tuvieron que transcurrir 20 años desde el otorgamiento, y sin lobby, el premio Nobel a Gabo, para que recién se lo brindaran al marqués, con el apoyo esmerado de la aristocracia española cuyo financiamiento se hizo con recursos mal habidos, como lo ha denunciado la periodista española citada en esta nota.

 

Mario Vargas Llosa, a quien el rey Juan Carlos I le otorgó el título de marqués pasando a engrosar la lista de alrededor de 1.400 personas, que ostentan este  título que es de categoría inferior al de duque y superior al de conde, también alcanza a la esposa del que lo recibe. Cuando el marqués muere, su hijo primogénito Álvaro heredará el título.

 

Un periodista español y empedernido adulón, escribió: “Los cholos hemos llegado a la aristocracia española, es divertido, ¿verdad?”, dijo entre risas el Nobel de Literatura, a quien el título no se le sube a la cabeza: “Yo nací plebeyo y voy a morir plebeyo, a pesar del título”, es la frase del peruano que prueba su humildad y peruanidad.

 

Habla despectivamente de Evo Morales, López Obrador, Gustavo Petro de Colombia, Correa de Ecuador, Ortega de Nicaragua, es decir todo lo que sea de izquierda o tenga parecido…, Ni el papa Francisco…se le escapó: “Habla más de lo que hace…”

 

Pero además repudia del patriotismo y el nacionalismo: ”

Mi vocación es de un cosmopolita y un apátrida que siempre detestó el nacionalismo y que, desde joven, creyó que, si no había manera de disolver las fronteras y sacudirse de la etiqueta de una nacionalidad, esta debería ser elegida, no impuesta. Detesto el nacionalismo, que me parece una de las aberraciones humanas que más sangre ha hecho correr y también sé que el patriotismo, como escribió el doctor Johnson, puede ser el último refugio del canalla
”.

Mayo 10 de 2021

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribe un Comentario