EN EL AEROPUERTO “JORGE CHÁVEZ”… ¡Los chanchos también vuelan!

EN EL AEROPUERTO “JORGE CHÁVEZ”… ¡Los chanchos también vuelan!

 

Por: Adolfo Granadino F.

Estamos en pleno mes de febrero, por eso han salido decenas de publirreportajes diciéndonos sobre esta maravilla privatizadora y hablando pestes de lo que según ellos fue nuestro aeropuerto cuando era operado por CORPAC. El 14 de febrero de 2001, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) y Lima Airport Partners S.R.L. (LAP) suscribieron el Contrato de Concesión del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, con una vigencia de 30 años, con la posibilidad de ser prorrogado por períodos adicionales de 10 años, hasta por un plazo máximo de 60 años. ¡Ni un día más! Sí señor,…habrase visto.

La inversión comprometida por el concesionario fue de 1,061.5 millones de dólares; pero realmente quiénes, no invertirían sino pagarían, eran y son TODOS los pasajeros, porque seguidamente subieron más del 100% el TUUA (Tarifa Única de Uso de Aeropuerto) y, ASÍ FUE Y ES.

Pero como si fuera bastante poco lo ya sucedido hasta el 2017 ya se habían suscrito SIETE (7) Adendas modificando el contrato de concesión que en sus inicios, pregonan sus lobistas, era el mejor contrato de privatización habido en el Perú. Claro, en plena subasta fujimorista del país.

La primera Adenda, celebrada el 6 de abril de 2001; la segunda, el 25 de julio de 2001; la tercera, el 30 de septiembre de 2002; la cuarta, el 30 de junio de 2003; la quinta, el 25 de julio de 2011 y la sexta el 8 de marzo del 2013. Y, la séptima prorroga la concesión por 10 años más.

Las “convincentes razones” para justificar la concesión del principal aeropuerto del Perú y, el silencio de ultratumba de “Chim Pum” que ya tenía maniatado completamente al Callao y a casi todos los chalacos, eran las siguientes: “Los radares del aeropuerto están obsoletos y solamente hay una solitaria Pista de Aterrizaje, situación que convierte a nuestro aeropuerto el más peligroso del mundo y con riesgo de muerte de los pasajeros que se les ocurra utilizarlo”.

Pero resulta que en 1995, o sea, cinco años antes de la concesión, Corpac había comprado un nuevo radar; y posteriormente Corpac ha comprado los nuevos y modernos sistemas de supervisión aeronáutica para este aeropuerto.

La torre de control utilizó equipos de radar Selenia, de fabricación italiana, desde 1978 hasta 1994, cuando Corpac instaló la central de comunicación de aeronavegabilidad; nunca este aeropuerto tuvo equipos anticuados, varios años después de la concesión se volvió a equipar la Torre de Control con equipos de última generación, claro la compra la hizo Corpac.

Sin embargo han pasado casi 20 años y recién LAP empieza a mover tierras para iniciar la construcción de la segunda pista de aterrizaje. Y que se sepa hasta hoy, ningún avión se ha estrellado y ni un pasajero ha muerto.

Cuando fue inaugurado nuestro aeropuerto y durante su funcionamiento, se le comparaba nuestro terminal con los consagrados Orly (París), Fiumicino (Roma), y se decía que estaba casi al nivel del John F. Kennedy (Nueva York) o Montreal (Canadá). Y por supuesto, el mejor y más moderno de Sud América. (Fuente: Diarios y revistas de esos años archivados en la Biblioteca Nacional)

¡Qué lástima! que le hayan sacado la pileta y construido un horrible edificio enfrente. (Un hotel) comentaba un periodista de CNN.

No olvidar que antes de concesión llegaron al aeropuerto Jorge Chávez aviones como el Concorde, el más veloz del mundo y mucho antes el Tupolev, el carguero más grande del mundo.

Cuando inició sus operaciones en 1960, el “viejo” aeropuerto de Limatambo quedó para vuelos nacionales y el Jorge Chávez para los vuelos internacionales. Tanto el uno como el otro fueron construidos por el Estado (Corpac). Se debe precisar que Corpac opera todo el aeropuerto del Cusco.

Y durante sus 75 años de existencia La Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial – CORPAC S.A. es pues el administrador de los cielos peruanos, habiendo atendido 5.3 millones de vuelos, con cerca de 290 millones de pasajeros trasladados desde inicios de este milenio. Ello se refleja en que, durante sus 75 años de vida institucional, CORPAC S.A. no ha registrado accidentes derivados de los servicios de aeronavegación que brinda.

Volviendo al aeropuerto chalaco ¿Por qué tanta demora en la construcción de la segunda pista de aterrizaje? Ahí está, a más demora, más tiempo para que la recaudación del TUUA, porque de ahí sale la inversión, NO del concesionario. Dicen que el año pasado hubieron más de 19 millones de pasajeros, a 29.00 dólares cada uno, saquen su cuenta y multipliquen por 20 años, ¿Estamos? Esto hace evidente la complicidad con el gobierno vía MTC.

Pero además esta segunda pista, mermelera, se construirá pasando por encima de una parte de la Av. Gambetta o sea más cerquita al mar y con todos los riesgos que esto implica. Para LAP no hay problema porque en el contrato reforzado por las 7 adendas se establece que una embestida de la naturaleza, sus costos serán asumidos por el Estado.

Y en la Cláusula Segunda, inciso 2.5 denominada “Garantías del Estado” se precisa el compromiso garantizado del Estado NO FACILITAR NI CONSTRUIR OTRO AEROPUERTO EN UN RADIO DE 150 KILÓMETROS. O sea, estamos fritos. Por eso se han apresurado en hacerla más larga con la 7° adenda. Todo está fríamente calculado.

 

 

 

 

1 Comment

Escribe un Comentario