LA CONFIEP NO CREE EN EL MERCADO

LA CONFIEP NO CREE EN EL MERCADO

 

  • SON LA DERECHA “CHOLA, BRUTA, CORRUPTA Y ACHORADA, QUE DESPRECIA A LA NACION PERUANA Y NO CREE EN LA LIBRE EMPRESA”. SOLO CARLOS MARX CREE EN EL LIBRE MERCADO COMO JUSTO CONSTRUCTOR DEL FUNCIONAMIENTO ECONOMICO. LA PLUSVALIA DE MEDIO AMBIENTE, LA DEL ESTADO, LA DE CONSUMO Y LA DE LOS TRABAJADORES SON EL ORIGEN DE LA POBREZA EN PERU

Escribe: Enrique Rodríguez Morales*

 

El caso Odebrecht y la crisis política de Perú, desatada por la “danza de millones” de la corrupción político empresarial ha puesto a Carlos Marx en el centro del análisis. Como sabemos, y lo aceptan hasta los teóricos de Wall Street, el científico alemán es la voz más autorizada en estos casos, por su visión sistémica del funcionamiento político, económico, militar y psicosocial de la sociedad.

 

Y, como quiera que, él Centro de Gravedad del sistema es la acumulación de Capital y la Plusvalía, surgen algunas interrogantes. ¿Cómo se genera la riqueza en Perú? ¿A quién beneficia la acumulación de capital generado bajo nuestras leyes? ¿Qué clase de empresarios hay en Perú? ¿Cuál es el papel del Estado? ¿Para qué sirven los partidos políticos? ¿El Modelo Neoliberal funciona o es una estafa que solo busca el Saqueo antinacional?

 

Empecemos por el principio. “Carlos Marx es el más grande creyente del libre mercado. Marx si cree, de verdad, que en El Mercado en libertad, determina correctamente  los precios y el valor de las mercancías y productos.

 

Esta convicción de Marx fue la base para que formulara su Teoría del Valor, construyera su tesis sobre la Acumulación de Capital y la definición de Plusvalia. Si Marx hubiera pensado en un mercado manipulado y de comportamiento irregular, no habría podido formular ninguna de sus tesis ni por aproximación.

 

En otros términos, todo el andamiaje teórico de Carlos Marx sobre la economía lo elabora sobre la base de creer en el correcto limpio y transparente funcionamiento de El Mercado capitalista, el libre mercado, la libre concurrencia, la democracia de funcionamiento e información y toda la libertad necesaria para que la Oferta y la Demanda sean honorablemente Libre.

 

Carlos Marx cree en el mercado libre. En el camino también descubre que en la realidad el Libre Mercado choca con los intereses de los capitalistas. “Por eso, aunque hablan de liberalismo, manipulan el Mercado. ¿Libre oferta y la demanda?  Falso. La manipulan, buscando mayor acumulación y plusvalía a cualquier precio”. Señala con énfasis el filósofo amazónico”, Marco Celis Salinas.

 

Esto lo confirma Milton Friedman, el ideólogo del neoliberalismo moderno, quien en su libro “Capitalismo y Libertad”, una suerte de biblia para los fanáticos de las tesis liberales, indica que: 

'la única responsabilidad y preocupación de una empresa debe ser aumentar sus ganancias para sí y para sus accionistas'.-- 'Una empresa no tiene que tener responsabilidad social'.

 

George Soros, va más allá, en su texto Globalización lanza una crítica sin maquillaje. “Los mercados son amorales: permite que la gente actué según sus intereses…Es difícil decidir lo que está bien y lo que está mal; si los dejásemos a su libre albedrío, los mercados permitirían que la gente persiguiese sus intereses sin obstáculos ni cortapisas, señala el financista húngaro.

 

Según Soros, “El mercado es efectivo a la hora de crear riqueza para beneficio de las empresas,  pero no lo es a la hora de atender las demandas sociales y el interés de las economías nacionales”.

 

Lo primero que queda claro es que el concepto de Nación y país, no tiene sentido para el liberalismo. Para los fundamentalistas del Mercado, cualquier intervención hace que la dinámica económica pierda eficiencia. Y en economía lo único que tiene importancia es ¿Cuánta utilidad se genera, como sea y a cualquier costo, para beneficio de los accionistas?

 

Pensar en ideas como; ¿Proyecto Nacional? ¿Objetivos Nacionales? ¿Modelo de Crecimiento Económico, Desarrollo Social y Seguridad Nacional, que atienda las necesidades, intereses y aspiraciones de los pueblos y naciones que forman parte de la Nación peruana? Esas son ideas comunistas. Un pecado para los Neoliberales. Esos conceptos son válidos solo para las grandes potencias de las G7 ¿Pero para los SUDACAS de Perú? Son ideas comunistas.

 

Pero volvamos a la Tesis del Mercado Libre y la libre empresa. En el modelo capitalista se remiten al principio de la libertad individual anterior a la Revolución Francesa y que es llevada a la economía.

 

La iniciativa privada y la economía liberal nos hablan de un modelo limpio de economía, donde el mercado libre funciona sin restricciones, en competencia perfecta, sin monopolios coercitivos ni distorsiones debidas al intervencionismo del estado.

 

La Libertad de empresa expresa el sumo de la libertad económica basado en la oferta y la demanda, la libre competencia y la información oportuna con acceso a todos por igual.

 

Según el economista austriaco, Ludwig von Mises, padre de la teoría de No Intervención del Estado en la economía, El Mercado tiene que funcionar y ser Puro. Ello supone:

 

  • División del trabajo y propiedad privada de los medios de producción,
  • Mercado de intercambio libre de bienes y servicios,
  • No intervención del Estado o el Gobierno.

 

Para los liberales, el Mercado Libre, es Libre: sin distorsiones o interferencias en salarios, precios interés u otra regulación. Libertad absoluta y competencia perfecta y justa.

 

El crecimiento de la riqueza y la distribución será hecha, como lo señala Adam Smith, padre de la economía capitalista, por una “mano invisible” que al buscar su propio beneficio genera riqueza que a manera de catarata chorrea, a toda la sociedad.

 

David Ricardo será es más enfático y dice: “El Estado es una traba. La intervención del Estado debe ser nula.”

 

Sobre esta base teórica surgen los pilares del Neoliberalismo:

  • Manejo Tecnocrático
  • Objetivos Macroeconómicos
  • Iniciativa Privada
  • No injerencia del Estado

 

Desde el siglo pasado nos han vendido la idea de que, el Modelo Liberal era la única manera de construir una economía exitosa, la cual gracias al “chorreo” de la bonanza económica iba a lograr que los 32 millones peruanos saliéramos del subdesarrollo y nos integráramos a la sociedad moderna internacional.

 

Para alcanzar el éxito solo necesita una visión moderna: defender el Modelo de Libre Mercado y respetar la Libre Empresa, dando garantías a la inversión privada…

 

-¡Del resto nos encargamos los empresarios¡ Exclamaban los principales líderes empresariales de la CONFIEP, quienes exigían, que al Estado “profundizar las reformas”, “eliminar trabas”, “Flexibilizar el sector laboral”, “Eliminas restricciones”, “Impuestos”, “Regulaciones”, “abrir el mercado al libre comercio”, “equilibrio macroeconómico”, “desalentar la inversión social inútil”, y todas las medidas necesarias que impiden el libre funcionamiento de la economía.

 

Pero al mismo tiempo, los campeones de Libre Mercado sin intervención del Estado, le exigen al Estado imponer algunos “incentivos fiscales”, “desregularizar” el “Mercado Laboral”, alentar la inversión mediante exoneraciones, reintegros de IGV, exoneración de Renta personal, privatizar todo, empresas y servicios públicos, permitir el libre tránsito de capitales y eliminar la “absurda política de Medio Ambiente” para alentar mayores inversiones y asegurar así el crecimiento económico sostenido.

 

Para garantizar las Reformas y la privatización, el Estado y principalmente el Ministerio de Economía y Finanzas fue capturado por los “Tecnócratas”, que declarándose “Técnicos independientes” implementan y desarrollan un Modelo de Saqueo Neoliberal que es profundamente antinacional.

 

En esta línea de acción los neoliberales aseguran que se va a producir el Chorreo como resultado del crecimiento económico. Esa “Mano Invisible” que habla Adam Smith en “La Riqueza de las Naciones”.

 

Esto es falso, como lo demuestra el estudio hecho por el economista francés, Thomas Piketty sobre el comportamiento de la economía  mundial en los últimos 250 años plasmado en su libro El Capital en el Siglo XXIÑ 

'“El aumento de la riqueza no se autocorrige… solo aumenta la desigualdad económica

 

Es decir, la “Mano Invisible” que ofrece Adam Smith no existe, y como insiste Piketty: “los dueños del capital se enriquecen cada vez más rápidamente que el resto de las poblaciones”.

 

Esto sucede, porque la tasa de retorno de la inversión, es mayor que la tasa de crecimiento económico a largo plazo; y la concentración de la riqueza crece exponencialmente, lo que produce concentración de la riqueza, monopolios, oligopolios en pocas manos y desigualdad y pobreza generalizada.

 

Las ideas de que un emprendedor es un capitalista y que “su carretilla de frutas es tu empresa”, es un cuento para estafar incautos. Los informales son buenos para adornar el paisaje urbano o para una campaña de marketing político, pero la realidad es que la idea del capitalismo popular no resiste ni un minuto la ofensiva comercial de un monopolio o un oligopolio como Wong, Metro o leche gloria.

 

Y esto es válido para cualquier sector de la economía. Un entusiasta emprendedor es un simple entusiasta. Pero solo le ira bien mientras sea marginal.

 

La realidad es que “No importa lo que estudies. No importa cuánto trabajes. No importa cuánto te esfuerces o cuanto ahorres a lo largo de tu vida. La verdad es que jamás podrás igualar la riqueza que genera el capital y la acumulación de capital que produce de manera exponencial como resultado de la Plusvalía o Plusvalor”.

 

LA PLUSVALIA

 

Aunque la menciona David Ricardo y Adam Smith, es Carlos Marx quien la estudia profundidad y la define como el excedente monetario originado por el trabajo humano presente en cualquier acción productiva.

 

La definición exacta está en su obra El Capital donde el economista Carlos Marx señala que la Plusvalía o Plusvalor,

'Es el valor no pagado del trabajo del obrero que crea un plus producto del cual se hace propietario el empresario originario allí está la esencia de la explotación o acumulación capitalista
.

 

De esta forma la plusvalía es “la diferencia entre lo que realmente produce y su salario”

 

Este valor en el mercado se convierte en Mercancía y se vende convirtiéndose en dinero que no retorna a los bolsillos del empleado como sueldo. Según la formula económica de Marx:

 

               Plusvalía = Ingresos  –  Costos

 

Pero, solo el Capital Variable o “Trabajo viviente” (Trabajadores) puede generar plusvalía. El Capital Constante (capital, maquinarias, materiales etc.) No genera Plusvalía. Hay ejemplos clásicos para explicar esto como el de la Mina de Oro.

 

Allí está la Mina de oro. Tengo el capital para explotarla. Tengo la maquinaria. Tengo los materiales, pero lo único que puede poner en valor la mina y extraer el Oro y transformarlo en Mercancia, (lingotes o en joyas), es el Trabajo del Hombre. El Trabajo viviente.

 

Sigamos con el ejemplo. La Minera Yanacocha, la mina más grande de Oro de Latinoamerica, tiene un costo de producción que bordea los US$ 100 dólares la onza de Oro (31,10 gramos).

 

La Onza de Oro se cotiza en el mercado internacional a US$ 1, 551,90 dólares, con tendencia a la alza…

(Bolsa de Londres enero 15 2020, Hora de Londres 12,43 GMT)

 

Es decir si el precio de la Onza de Oro es de US$ 1, 551,90 y el Costo de Producción de la Minera Yanacocha es de US$ 100 dólares, tenemos una Plusvalía o Plusvalor de US$1, 451,90  a favor de la minera.

 

Si tenemos en cuenta que Perú produce un promedio de 160 toneladas al año, lo que significa 5, 643, 840 millones de onzas, que valen US$ 8, 753, 595, 840 dólares en el Mercado Internacional, entenderemos que restando el costo promedio de US$ 100 por onza es decir US$ 564, 384, 000 (costo) tendríamos que todo el sector minero peruano produce una Plusvalía de US$ 8, 189, 211,840 dólares al año, generada por los trabajadores mineros.

 

Es decir en la última década la Minería peruana ha producido una Plusvalía de US$ 81, 892, 118, 400 de dólares.

 

Carlos Marx publico El Capital en 1867 y sus ideas cobran dramática vigencia en nuestros días. Decimos esto porque si bien el científico alemán descubre y explica  la generación de la Plusvalía como eje en el proceso de acumulación de capital y la teoría del valor, el autor analiza la economía de 1800 calculando un margen de 40% o 60% de plusvalía en un Mercado 100% Libre y Transparente.

 

Aunque la imagina y la anuncia, Marx no puede calcular el impacto que tendrá la revolución científico tecnológico en la economía. Ni los amplios márgenes de utilidad o Plusvalor alcanzados con el desarrollo de la mecanización y la informática. ,

 

Por citar un ejemplo; ya no hablamos de un obrero que trabajando unas tablas de  madera que valen S/. 100 soles y ganado un jornal de S/. 80 puede producir un mueble fino que se vende en S/. 3500 soles, generando una Plusvalía de S/.3, 320 soles a favor de su empleador.

 

Del mismo modos, el Sistema Financiero, en donde los bancos por ejemplo pagan S/. 0.18% de interés y cobran hasta 100% al año por prestarte tu propio dinero. Y, la Bolsa de Valores, donde nadie entiende porqué  comprando y vendiendo “papeles” en la pantalla, se puede generar en un año rentabilidades de 300%

 

Más aún, ahora podemos hablar de un técnico que gana US$ 50,000 dólares mensuales y que con una laptop “fabrica” una Aplicación para una empresa informática que puesta en el Ciber Mercado y la CiberEconomia genera una rentabilidad de 8,000 millones de dólares de utilidad al Capital.

 

No se dice cuanto ha invertido los laboratorios Pfizer en desarrollar el VIAGRA, lo que sí se sabe es que sus ventas anuales superan los Dos mil millones de dólares al año, lo que supone 44 mil millones de dólares en 22 años con una plusvalía exponencial.

 

Es aquí donde hay que mencionar el aporte del pensador amazónico, Marco Celis Salinas, del Grupo de Iquitos quien revisando a su colega Carlos Marx agrega que, si bien la teoría económica enunciada por el economista alemán es correcta, el desarrollo económico y los profundos cambios producidos en la sociedad humana que exigen un análisis más fino del concepto Plusvalor o Plusvalía.

 

Y no deja de tener razón. Ha llegado la hora de hablar de la Plusvalía del Tercer milenio o la Plusvalía Sistémica, que es la base y la raíz del Modelo de Saqueo Neoliberal.

 

Existe la Plusvalía vinculada al trabajador, como lo señalo Carlos Marx, pero también existe una Plusvalía vinculada al Estado. Que se expresa en exoneraciones, subsidios, aranceles, reintegros, tasas preferenciales y será una Plus Utilidad en el resultado final.

 

Del mismo modo, existe otra Plusvalía vinculada al Consumidor. Que es el Plus Valor que es determinado por el imaginario social y la construcción de los modelos de consumo. Eso lo vemos en la moda femenina y juvenil, pero tiene gran impacto en las nuevas tecnologías. ¿Por qué un jean roto vale más que un jean sin huecos? ¿Cómo es posible que un diminuto calzón puede costar US$ 500 dólares? ¿Qué determina el valor de una aplicación o softwerd? ¿Cómo puede una pintura valer 450 millones de dolares? ¿Por qué las medicinas son tan caras? ¿Y los productos de belleza?

 

Por último, Marco Celis menciona la Plusvalía del Medio Ambiente. Es el caso de una mina o cualquier industria moderna que destruye hábitat, contamina ríos, ensucia de plástico los mares, mata especies, llena de tóxicos el aire, metales pesados los ríos, abarrota de basura venenosa las ciudades, saquea el Potencial Nacional y sus recursos estratégicos, con un gran impacto ambiental y no paga nada por ello.

 

Ese NO PAGO son parte de la utilidad del capital.

 

Plusvalía del Tercer Milenio   =   INGRESOS  –  COSTOS

(Trabajador, Mercado, Estado

Medio Ambiente)

 

Por estas razones está claro que la CONFIEP, sus líderes y lobbies, MIENTEN cuando se declaran representantes de la Libre Empresa y defensores del mercado libre que le exigen al Estado los deje trabajar.

 

El Caso Odebrecht y otros casos de corrupción que se vienen investigando han sacado a la luz toda una ideología mafiosa de la clase empresarial y la derecha política de Perú.

 

Una CONFIEP, organizando bolsas de dinero negro, para comprar gobiernos, colocar políticos y autoridades del Estado, para usar a sus empleados “sembrados como topos” en el MEF, SUNAT, ADUANAS y todos los sectores como Pesquería, energía y minas y trasportes. Compra congresistas, jueces, fiscales, policías…

 

La CONFIEP, compra leyes, exoneraciones, subsidios, reintegro tributario, no quiere pagar canon ni regalías, compra a la SUNAT, elude impuestos, organiza mecanismo de elusión tributaria y fiscal, aranceles de aduana, compra normas, reglamentos, maneja arbitrajes, organiza monopolios, oligopolios y concursos tipo Odebrecht.

 

La CONFIEP maneja los medios de comunicación y financia periodistas y líderes de opinión, que como aparto psicosocial mafioso maneja la opinión pública y construye imaginario social en contra de la Nación peruana.

 

¿La CONFIEP cree en el libre Mercado y Libre Competencia?

 

  1. La CONFIEP no cree en el Libre Mercado…La CONFIEP cree en un Mercado pishicateado. Cree en la intervención del Estado. En la manipulación del Mercado. La compra de políticos, jueces y técnicos para que intervengan el Mercado.

 

La CONFIEP, “de cuello y corbata” saquea la economía del país y se lleva la riqueza generada hacia paraísos fiscales o para realizar inversiones en el extranjero.

 

La CONFIEP y la Derecha peruana “chola, bruta, corrupta y achorada, desprecia a la nación peruana y no cree en la libre empresa ni en el Mercado”.

 

El Neoliberalismo de la CONFIEP y la derecha política representa Corrupción, manipulación del mercado y una seria intervención del Estado… ¿Alguien puede afirmar que hay Libre Mercado en estas condiciones?

 

El resultado salta a la vista. El Congreso con una mayoría fujimorista y aprista, financiada por la CONFIEP, los Bancos y el lobbie chileno ha venido otorgando más de 30 mil millones de exoneraciones tributarias al año a favor de los Bancos, AFPs, Mineras, Empresas Agroexportadoras etc. Otorgados por el Parlamento y los políticos que aseguran que uno de los problemas graves de Perú es la baja presión tributaria que no llega ni a 13% del PBI mientras que cualquier país mediano supera el 30%

 

Según algunos cálculos, la política de privatización del gobierno de Fujimori además de corrupta representa una pérdida calculada de 200 mil millones de dólares  como lucro cesante y costo oportunidad perdida. Todas las empresas públicas se vendieron por 10 mil millones, De ellos una parte se fue en comisiones y coimas.

 

Pero además de las exoneraciones, la CONFIEP –gracias a la inversión hecha en las campañas políticas de Keiko, el APRA y otros partidos- logra una política de Subsidios, Reintegro Tributarios Aranceles Especiales y no contentos con ellos implementan, gracias a las Leyes, Normas y Reglamentos que consiguen del Estado implementar complicados mecanismos de Evasión Fiscal, Elusión Tributaria.

 

Pero no solo se trata de corrupción y lobby, estos empresarios que coimean políticos y Ministros, también han logrado montar una estructura mafiosa en el Poder Judicial y la Fiscalía que tiene al Tribunal de Garantías Constitucionales como el ultimo eslabón de la cadena delictiva.

 

Este control sobre el Tribunal Constitucional les permite además desconocer los mandatos judiciales que les ordena cumplir con la Ley del Canon y Regalías -que deben dar a los pueblos del interior para su desarrollo- o fallos judiciales que defiende el derecho de las naciones originarias, el medio ambiente  o el ecosistema amazónico.

 

A ello se suma un elemento más. La corrupción. Y no hablamos de los Bancos Usureros o el monopolio de las empresas chilenas, hablamos de las inversiones del estado en compras adquisidores o proyectos de inversión en infraestructuctura y servicios que es parte del Modelo de Saqueo Económico, que como está demostrado ha convertido a la clase político empresarial y a los partidos en organizaciones criminales.

 

Un Megaproyecto de robo como el de Agua Para Todos, Hospitales o la Interoceánica, empieza en Palacio de Gobierno, en el Despacho Presidencial para ser exactos. Allí, protegidos por la Seguridad del Estado, y previo adelanto de la coima, se arma el fraude.

 

Aprobado los términos del robo, el Programa del Estado sale de Palacio de Gobierno rumbo a algún ministerio, para que los técnicos del sector tramiten el Proyecto de Inversión. Del sector correspondiente pasa al Ministerio de Economía y Finanzas para su evaluación y programación. De allí vuelve al Ministerio para que lo incluya en la Agenda de la PCM. De allí, pasa al Parlamento para ser incluido en la Ley de Presupuesto. Y con el apoyo del Poder Legislativo y el Ejecutivo se establece la Norma Legal que va al Diario Oficial El Peruano para su publicación.

 

Publicado el robo es Ley. Porque en Perú para que un Robo sea Legal tiene que ser publicado en El Peruano.

 

Todo este modelo de saqueo neocolonial tiene al Estado intervencionista y a los empresarios mafiosos armando esquemas criminales pero legales. Allí está el Club de la Construcción. Allí están las empresas mineras, que se niegan a pagar impuestos, canon y regalías mientras solo invierten US$ 100 dólares en producir 1 onza de oro que en el mercado mundial está en US$ 1,500. Están exonerados, tienen reintegro, cometen elusión tributaria y promueven la corrupción.

 

También están los monopolios y la concertación de precios y sobreganarías ilegales como en las farmacias, los alimentos, la aviación comercial, la pesca, el transporte, los medios de comunicación y en general en todos los sectores y servicios que están en manos de la llamada iniciativa privada.

 

¿Libre Mercado? ¿Liberalismo económico? ¿Libre competencia? ¿Iniciativa privada? Entonces resulta que los defensores del Libre Mercado, es decir del funcionamiento económico sin interferencias ni intervencionismo del Estado son los más grandes manipuladores del funcionamiento económico y financiero.

 

Está claro, la derecha política y la CONFIEP no cree en el Libre Mercado. Cree en el mercado corrupto y el estado antinacional.

 

Al final aunque resulte extraño solo Carlos Marx creía en el Mercado Libre y tal vez fue el único.

 

 

 

 

Iquitos, 15 de enero del 2020

 

En algún lugar de la Amazonia

 

*Administrador, comunicador social y empresario, estudio en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos integrante y fundador del Grupo de Iquitos.

Escribe un Comentario