LA POLÍTICA Y LA NAUSEA

LA POLÍTICA Y LA NAUSEA

Augusto Lostaunau Moscol

Augusto Lostaunau Moscol

El profesor e investigador social español Marcelino Cardalliaguet Quirant, en su artículo Una Cierta Nausea, sostiene que:

Los más señalados expertos en variabilidad psíquica y cambios de la sensibilidad corporal vienen afirmando desde hace tiempo que una de las sensaciones más desagradables, fastidiosas y enervantes que nos puede invadir, es la sensación de asco, de repugnancia; pues produce en nuestro cuerpo un revulsivo interior que afecta a todos nuestros sentidos y sentimientos. Lo que podríamos llamar 'nauseas': agitación y desequilibrio interior producido por el impacto de los malos olores, con presencia de lo corrupto, de lo podrido y de lo absurdo, de lo insustancial y de lo ilógico, como caldo de cultivo de nuestra propia existencia social
(2013).
Así es. Una noticia absurda o una información insustancial -debido a la manipulación que hacen los dueños de la “verdad”- determina que los ciudadanos tengamos nauseas. Cuando la prensa “informa” sobre un “posible” pasado terrorista o machista del presidente o primer ministro, no sólo genera risas entre los lectores sino también cierta nausea que manifiesta nuestra repugnancia por tal perversión. Y tomamos el ejemplo de la política porque, como agrega Cardalliaguet Quirant:
Desde niños nos enseñaron -quizá con excesiva ingenuidad- que los hombres eran buenos por naturaleza, honrados, caritativos y dispuestos a la defensa de la Patria y del bien común, para merecer el premio eterno de la salvación. ¡Todos deberíamos hacer méritos; para que, cuando llegásemos a la plenitud de nuestras personas, los demás confiasen en nosotros, si queríamos ser respetados y que nos confiasen la administración pública y la defensa de los valores en los que se apoyaba la sociedad!. ¡Patético desengaño ¡
(2013)
Son muchas las generaciones de ciudadanos peruanos que desde su primera elección sintieron ganas de vomitar frente al conjunto de candidatos que se presentaron. No se puede evitar las nauseas al observar que un candidato que hace cinco años fue un duro crítico y denunció la existencia de una red de corrupción (una mafia); luego se reúna con quienes anteriormente calificó de rufianes y decida postular con ellos al Congreso de la República. Cuando el alcalde de tu ciudad es un verdadero don nadie que sólo engorda de respirar sin hacer nada por cumplir sus funciones.
Marcelino Cardalliaguet Quirant indica que:
Leyendo la prensa diaria te saltan a la cara todas las basuras y deyecciones de la corrupción política, de la desvergüenza financiera, de la hipocresía funcionarial; que se van remansando y olvidando con el paso de los días, a medida que la burocracia judicial o la inoperancia de los defensores del Derecho los van depositando en los vertederos marginales --en los cajones de los despachos-- en los que ya nadie va a revolver; a menos que sea para recurrir una sentencia condenatoria -'rara avis'- contra los culpables…Los 'vertederos' de inmundicias corrompidas ya están hasta los bordes; y como no son 'reciclables' -al menos por las tecnologías actuales para llevar a cabo este proceso- se seguirán pudriendo durante años entre las náuseas de unos y las incurias de otros
(2013)
La política peruana está hecha por quienes en realidad odian la política. Son una suerte de “antipolíticos” que sólo buscan el cargo público para sus beneficios y privilegios. No cabe duda de que el asco que generan les comenzó a pasar factura. Este 2021, los ciudadanos peruanos han buscado una alternativa nueva lejos de esa forma de hacer politiquería inmunda. Es necesario que ese rechazo a esta lacra se mantenga en el 2022 frente a las elecciones regionales y municipales para cerrar el paso a los corruptos.
Cardalliaguet Quirant, Marcelino. Una Cierta Nausea. El Periódico Extremadura. En:

Escribe un Comentario