LA REVOLUCIÓN TUPAMARISTA

LA REVOLUCIÓN TUPAMARISTA

 

Reseña de Milciades Ruiz en el foro del 26.04.2021

  1. Nos reúne en este momento, un sentimiento común, evocando la gesta heroica de José Gabriel Condorcanqui- Túpac Amaru II, que representa el primer grito de libertad de los oprimidos de nuestra historia continental. ¿Por qué evocar en el siglo XXI, y con tanto fervor, un acontecimiento que sucedió en el siglo XVIII?

Túpac Amaru, encabezó una rebelión nativa contra el régimen colonialista de los invasores europeos. Pero ese régimen fue abolido y reemplazado por un régimen republicano. Entonces, ¿Qué sentido tiene conmemorar este hecho ahora, 241 años después? ¿Es que el colonialismo no se ha ido?

 

Pese a que, el sistema de opresión republicano ha tratado por todos los medios, de sepultar este acontecimiento, ¿Por qué, los luchadores sociales persisten en denominar con su nombre a muchos movimientos políticos sociales en diversos países? Hasta en Europa surgieron movimientos tupamaristas como los Tupamarus de Munich y los Tupamarus west-Berlín en Alemania.

 

A la descendencia de los opresores colonialistas que todavía están posesionados de poder, les resulta difícil comprender este fenómeno social que no se extingue. Pero, toda Latinoamérica y el Caribe, comparte una historia común desde que los conquistadores europeos del siglo XVI llegaron a la isla que denominaron La Española en 1492.

Nuestros ancestros han pasado similares desgracias en las mismas épocas históricas y hemos sido solidarios en nuestras luchas. Compartimos actualmente las mismas desgracias que nos ocasiona el régimen de opresión capitalista que arrastra rezagos de la dominación colonialista.

A pesar de que han transcurrido más de 500 años desde aquella fatal visita, hemos visto hace poco, protestas sociales que terminan derribando los monumentos de Cristobal Colón y conquistadores de nuestro continente. El rencor social de los oprimidos, está latente.

Junto con los nativos de este continente, sufrieron paralelamente, los africanos inocentes, cazados como animales salvajes y comercializados como esclavos de propiedad privada de los conquistadores europeos que implantaron el esclavismo en nuestro continente. Ambos sectores sociales nos hemos integrado como parte de un solo pueblo que sufre la segregación racial del régimen mundial de predominancia blanca.

  1. Los historiadores, se han ocupado más de las causas de las sublevaciones sociales que en su impacto o repercusiones. Suponen desafortunadamente que, si estas no tienen éxito y son derrotadas, allí termina todo. Pero no es así. Se los digo por propia experiencia. Los guerrilleros peruanos de la década de 1960, fueron derrotados, pero su gesta impactó la sensibilidad del alto mando del ejército. Estos tomaron nuestras banderas de lucha e iniciaron un proceso revolucionario con cambios estructurales orientados a la generación de una nueva sociedad autogestionaria y de participación plena. Los guerrilleros sobrevivientes fuimos invitados a participar de este proceso y hemos devuelto a los herederos ancestrales la tierra que les arrebató el dominio colonial y republicano. Hemos visto llorar de emoción a los campesinos, cuando les adjudicábamos las haciendas feudales.
  2. La rebelión de Túpac Amaru, aunque no triunfó, cambió el mundo andino en muchas formas y dio a los oprimidos de las colonias una demostración de la posibilidad de liberación. Esa insurrección de 1780, fue un acontecimiento mundial sin precedentes para la época. La conmoción fue tan grande que estremeció la humanidad, generando el pánico entre los opresores ante el temor de que, lo mismo podía pasar en todas las colonias. En todas ellas, solo se hablaba de Túpac Amaru, del ajusticiamiento contra los abusivos colonialistas y, sobre las posibilidades de replicar la rebelión en otras colonias. Esta conmoción mundial llevo a que todo aquel que se rebelaba, sea tildado de tupamaru.
  3. Capturado Túpac Amaru, se le sentenció a muerte bajo las acusaciones de:

a). Cometer el horrendo crimen de rebelión y alzamiento general de los indios, mestizos y otras castas o grupos étnicos.

b). Haber promovido un odio implacable a todo europeo, o toda cara blanca, o a los Pucacuncas, como se decía en idioma quechua.

c). Rebelarse contra su legítimo Soberano, y verdadero Señor, el rey de España, puesto por Dios mismo, faltando en esto a las obligaciones tan estrechas de fidelidad y religión, que tiene todo vasallo con su Rey natural

d). Abolir las mitas de trabajo forzado y los repartimientos de mercadería no deseada. Abrir y quemar obrajes y dar libertad a los que hallaban presos en sus cárceles.

e). Ofrecer libertad a todos los grupos étnicos y abolir la esclavitud.

  1. El próximo 18 de mayo, pasará desapercibido para la población alienada por la cultura de la dominación. Pero no, para quienes llevamos como emblema de nuestros ideales, la figura de Túpac Amaru II. Un relato español de aquel fatídico día, dice lo siguiente:

Ese día, salieron de la compañía militar nueve sujetos: José Berdejo, Andrés Castelú, un zambo Antonio Oblitas (que fue el verdugo que ahorcó al corregidor Arriaga), Antonio Bastidas, Francisco Túpac- Amaru, Tomasa Condemayta, cacica de Acos, Hipólito Túpac-Amaru, hijo de José Gabriel, Micaela Bastidas su mujer, y el insurgente José Gabriel. Todos salieron a un tiempo y unos tras otros venían con sus grillos y esposas y arrastrados a la cola de un caballo aparejado. Acompañados de sacerdotes y guardias, llegaron todos al pie de la horca:

A Berdejo, Castelú, al zambo Oblitas y a Bastidas, se les ahorcó llanamente; a Francisco Túpac-Amaru, tío del insurgente, y a su hijo Hipólito se les cortó la lengua antes de arrojarlos de la escalera de la horca; y a la india Condemaita se le dio garrote en un tabladillo, que estaba dispuesto con un torno de fierro; el indio y su mujer (Túpac Amaru) vio ejecutar estos suplicios hasta en su hijo Hipólito, que fue el último que subió a la horca.

Luego subió la india Micaela al tablado, donde así mismo, a presencia del marido, se le cortó la lengua, y se le dio garrote, en que padeció infinito, porque teniendo el pescuezo muy delgado, no podía el torno ahogarla, y fue menester que los verdugos, echándola lazos al pescuezo tirando de una y otra parte y dándole patadas en el estómago y pechos, la acabasen de matar.

Cerró la función- dice el escrito- el rebelde José Gabriel a quien se le sacó a media plaza; allí le cortó la lengua el verdugo, y despojado de los grillos y esposas, lo pusieron en el suelo; atáronle a las manos y pies cuatro lazos, y asidos estos a la cincha de cuatro caballos, tiraban cuatro mestizos a cuatro distintas partes; espectáculo que jamás se había visto en esta ciudad.

Continúa el relato diciendo- No sé, si porque los caballos no fuesen muy fuertes, o porque el indio en realidad fuese de fierro, no pudieron absolutamente dividirlo, después de que por un largo rato lo tuvieron tironeando, de modo que lo tenían en el aire en un estado que parecía una araña. Tanto que, la autoridad movida de compasión, dio la orden de cortarle la cabeza. Después se condujo el cuerpo debajo de la horca donde se le sacaron los brazos, y pies” finaliza el relato.

  1. Así, terminó sus días, José Gábriel Condorcanqui. A su hijo menor, al ser un niño no fue ejecutado, pero sí se le obligó a presenciar la atroz ejecución a toda su familia, enviándolo después a una prisión africana de por vida.
  2. Los opresores pensaron que, esta crueldad serviría de escarmiento para disuadir cualquier otro intento de rebelión. Pero, por lo contrario, la rebelón fue retomada ese mismo año por Julián Apaza Nina, Túpac Katari, el líder aimara que sitió la ciudad de La Paz, durante ciento nueve días, como antes lo había hecho Túpac Amaru, sitiando al Cusco.

Túpac Katari, fue apresado y ejecutado con toda crueldad, pero antes de morir, lanzó la famosa frase: “A mí solo me matarán…, pero mañana volveré y seré millones”.

Sobrevivientes de la rebelión de Túpac Amaru, participaron en las luchas de Túpac Catari. Por su parte, Pedro Vilcapaza Alarcón, conocido como el “Puma indomable”, natural de Azángaro- Puno, también encabezó otra rebelión con la intención de proseguir el alzamiento en el altiplano contando con el apoyo de Miguel Bastidas y Andrés Túpac Amaru.

Las autoridades coloniales ofrecieron el indulto para promover la deserción de los rebeldes. Las tropas realistas finalmente vencieron a Vilcapaza en Condorcuyo, replegándose éste a Puno y Huancané, a fines de 1781. Se firmó la capitulación de los rebeldes que aceptaron el indulto, pero Vilcapaza se negó a rendirse y se levantó nuevamente en Azángaro. Luego de sucesivas acciones contra los opresores españoles fue capturado, siendo ejecutado con descuartizamiento el 8 de abril de 1782.

  1. Túpac Amaru II, dio pues, inicio a la primera gesta libertadora de América con un saldo de 100 mil muertos. La noticia, llegó hasta Haití, como a todos los oprimidos de las colonias sudamericanas, caribeñas y de Norteamérica. A los diez años de su muerte, unos 300 mil esclavos de las plantaciones de caña de azúcar en Haití, se rebelaron en masa alcanzando la liberación e independencia del yugo francés en 1791 en plena Revolución Francesa que enarbolaba la libertad.

La revolución de Haití, fue la única revolución dirigida y ejecutada por esclavos aboliendo de facto el sistema esclavista y adoptando el modelo republicano. Pero al igual que nosotros, la dominación capitalista les trajo muchos sufrimientos, anarquía, dictaduras y mucha pobreza. Es el país más pobre de nuestro continente. Aproximadamente un 80 % de la población vive en la pobreza.

Esa fue la primera gesta revolucionaria victoriosa que inauguraba tempranamente las luchas de la independencia colonial a las que seguirían las colonias de Sudamérica y del Caribe. Es el símbolo de una historia de rebeldía construida desde abajo. Es nuestra historia latinoamericana de revoluciones, rebeliones, luchas, represiones, cuyos emblemas mayores van desde el levantamiento de Túpac Amaru (1780) y la revolución en Haití (1791) hasta la triunfante revolución cubana en 1959, continúa hasta ahora y continuará hasta que nuestros pueblos alcancen su definitiva liberación

  1. Los tupamarus en el virreinato de Río de la Plata al que pertenecía Montevideo y el Alto Perú, eran vistos rebeldes anticoloniales. Precisamente en este proceso histórico hemos visto surgir en Uruguay, el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros que tuvo una etapa de actuación como guerrilla urbana y desde 1989 se integró a la legalidad política en el Frente Amplio, junto con otras agrupaciones políticas logrando posteriormente la primera magistratura, con José Mujica en el 2010- 2015.
  2. El movimiento liberador de Túpac Amaru tuvo pues, un impacto continental y extra continental. Su mensaje liberador persevera en el sentimiento latinoamericano y caribeño, como una llama de fuego que nunca se extingue. La memoria histórica vence a la muerte. Si figura resurge en la rebeldía de nuevas generaciones con sed de justicia. En cada marcha de protesta, en cada paro sindical, en cada huelga que reclama derechos sociales, en cada movimiento campesino, en cada lucha étnica, Túpac Amaru está y estará siempre presente.

Escribe un Comentario