Que se laven la boca para hablar de Velasco y Hugo Chávez

Que se laven la boca para hablar de Velasco y Hugo Chávez

Por: Winston Orrillo

 

Profesor Principal de las Universidades de San Marcos y San Martin de Porres. Premio El Poeta Joven del Perú y Premio Nacional de Cultura. Autor de más de veinte libros de poesía, diez de ensayos y tres de cuentos. Periodista profesional colegiado.

 

Ha cundido la moda, entre las llamadas “nuevas” estrellas del periodismo peruano, para seguir medrando, difamar a personalidades fundamentales en el proceso de transformaciones de Nuestra América.

 

Así, en su sospechosamente bien publicitado libro, Renato Cisneros, el hijo del carnicero, se llena la boca al llamar dictador a Velasco y dictadura a su Régimen. Y olvida quién hizo la Reforma Agraria, la apertura de relaciones diplomáticas con todos los pueblos del mundo -vetada por el pseudodemócrata Belaúnde-. y la expulsión de los yanquis de La Brea y Pariñas. Nos hubiera gustado que llamara a su padre asesino (mediato), torturador (igualmente mediato) redomado y entrañable amigo de los asesinos dictadores en la patria del Che, uno de los cuales fue su apócrifo testigo en su boda apócrifa, realizada en la sede del imperio.

 

Amén de que su “papito” fue un abyecto admirador del genocida Pinochet, a cuya dictadura viajó para rendirle pleitesía. Otra perla es la de Marco Sifuentes, que, para seguir escribiendo en el periódico de la CIA, perdón, de la SIP, “La República”, en su columnita de los miércoles, tuvo que escribir, vergonzantemente, el 7 de octubre último “las nefastas presidencias de Velasco y Hugo Chávez”.

 

¿Qué sabe este yanquizado y cibernético joven periodista de esos gobiernos cardinales para la 2da y Definitiva Independencia de Nuestra América? Solo lo que le ordenan escribir sus ejecutivos.

 

Así, pues, ¡qué mal los “nuevos escribidores” del terrorismo mediático! Como me decía un gran poeta: para medir su valor ve lo que escriben sobre Chávez, Daniel Ortega, Pepe Mujica, Evo Morales, Fidel, Raúl, el Che y la valiente argentina bienamada Cristina.

 

Cuando leo a un joven veo su posición sobre los países de vanguardia… pero, claro, si está a favor de ellos, no lo dejarán publicar ni menos marquetearse.

 

Así es, lamentablemente.

Reproducido del Blog: 

Escribe un Comentario