El neoliberalismo tiene responsabilidad en la crisis planetaria

El neoliberalismo tiene responsabilidad en la crisis planetaria

NdR: El sistema de salud de los paises sur son 6 veces mas vulnerables respecto al sistema sanitario de los paises del norte.

 

Los datos del sistema de salud de España y EEUU abajo descritos nos permite apreciar el colapso de la salud publica en esos paises y su impacto en esta pandemia.

 

La reducción de inversión en salud pública y educación en nuestros paises ha sido inversamente proporcional al incremento de los beneficios de las empresas y de los millonarios. El perverso sistema neoliberal en la salud ha terminado echando la culpa prácticamente a la población del estado de cosas sin la más mínima autocritica de como ha sido llevada la salud publica en nuestro país.

 

La responsabilidad política que tenemos por delante es enorme, empecemos ya a derrumbar el castillo de naipes que se llama “sistema” pero es frágil, fraudulento y causa catastrofes enormes que ya la humanidad no tolera.

El neoliberalismo tiene responsabilidad en la crisis planetaria, afirman médicos y expertos. Dos casos, España y EEUU. Texto por: Angélica Pérez, Radio Francia Internacional

 

Falta de camas en los hospitales, colapso de los sistemas de salud, millones de trabajadores sin seguridad social, pérdida de empleos y hambre durante la cuarentena: el Coronavirus arrasa en un mundo erigido sobre la base de políticas neoliberales.

En unas semanas, esta pandemia se ha transformado en una crisis sanitaria y un tsunami económico y social, en palabras del primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

Expertos apuntan a la responsabilidad del modelo económico y político de nuestro tiempo: « Esta crisis debe permitirnos salir del neoliberalismo en todos sus niveles », estima el sociólogo y filósofo francés Edgar Morin».

Oxfam: la desigualdad mundial alcanza niveles indecentes resultado de un sistema económico fallido y señala a las siete potencias la “responsabilidad histórica” de haber construido en los últimos 50 años un mundo con grandes desigualdades. “No han invertido lo suficiente en servicios públicos, como salud, educación y protección social”

Afirma Vincent Navarro, «la gran dificultad para enfrentar esta pandemia la sufren los países donde se ha aplicado con mayor dureza las medidas de austeridad: Italia, España y Estados Unidos…(que) implican el recorte a servicios como la sanidad. Las consecuencias se ven hoy, por ejemplo, en el enorme descenso de camas en los hospitales públicos». Con la crisis financiera del 2008, estas políticas neoliberales de recortes se impusieron sin pudor.

Según la OCDE, España es es el cuarto país que más ha recortado en su sistema sanitario desde 2009, 7.600 millones de recorte del gasto en salud. Se construyeron siete hospitales de concesión privada, pero se disminuyó el número de camas en los públicos ».

Las camas en UCI cuentan con 4.627 entre entidades públicas y privadas. Y ya están saturadas. Sólo Reino Unido está peor que España. A la falta de camas se suman los recortes en personal y en la renovación de material de los hospitales públicos españoles

Una estrategia definida: lucrar lo privado, denuncia Rosa Medel, médica y miembro de la Asociación Ciudadana para la Promoción y Defensa de la Salud del País Valenciano (ACDESA). El PP dispuso la venta de los hospitales públicos a multinacionales y fondos de capital. Hoy tienen el control de la sanidad madrileña. Estas empresas de sanidad privada del país han empezado a recortar plantillas y a cerrar sus centros de manera indefinida. Los grupos empresariales privados alegan que deben ahorrar gastos para sobrevivir.

 

En Estados Unidos el Coronavirus puede hacer estragos

En opinión de Vincenç Navarro, experto en salud y políticas públicas, el país donde mayor impacto tendrá la pandemia es Estados Unidos, por contar con un sistema de muy poca protección social que alcanza niveles dramáticos: « El 30% de ciudadanos estadounidenses no tienen acceso a los servicios sanitarios y otros 27 millones tienen una cobertura muy insuficiente.

En EEUU la mayoría de servicios sanitarios son privados y, además   el gobierno federal no puede intervenir para defender los derechos comunes, agrega el experto.

 

«30% de ciudadanos estadounidenses no tienen acceso a los servicios sanitarios y otros 27 millones tienen una cobertura muy insuficiente»

La precariedad de la clase trabajadora ha aumentado notablemente durante la época Trump, precisa Navarro y añade que « la gran mayoría de trabajadores no tienen sick leave, es decir, que si no trabajan por estar enfermos, no reciben ningún salario o ayuda financiera, sea privada (proveída por su empleador) o pública (por la Seguridad Social). Esta enorme desprotección es la causa de que muchas personas enfermas, infectadas por el Coronavirus, continúen trabajando y contagiando.

 

«El 44% de los trabajadores en EEUU (más de 53 millones) reciben bajos salarios, una media de algo menos de 18.000 dólares al año, que no les son suficientes para proveer una seguridad económica», estudio de Brookings Institution

Brookings Institution, indica el 44% de los trabajadores estadounidenses (53 millones de personas), recibe salarios por debajo de los 18.000 dólares al año. EEUU es uno de los países con el número más bajo de camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes dentro de la OCDE.

Trump “llegó a ordenar a la máxima autoridad federal de salud pública, el Center for Disease Control and Prevention, que prohibiera las pruebas de identificación del contagio de COVID-19”. Con anterioridad, su administración Trump ya había reducido a la entidad un 18% de su presupuesto anual,

Pero Vincent Navarro subraya: Trump recortó 20% a los Programas Federales para Urgencias Infecciosas, eliminado la unidad de pandemias dentro del Consejo de Seguridad Nacional, dando absoluta prioridad a la seguridad nacional y desdeñando la seguridad sanitaria. Su administración mutiló significativamente el presupuesto para investigación de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), incluyendo estudios en los Coronavirus.

 

“La mayoría de hispanos en EEUU trabaja en la construcción, el turismo y la agricultura, actividades que además emplean a miles de inmigrantes indocumentados, carentes de acceso a beneficios públicos, como la salud, según datos del Consejo Laboral para el Avance Latinoamericano (LCLAA)”

Tanto en EEUU como en Europa, muchos de los migrantes latinoamericanos no tienen su situación regularizada y, por tanto, trabajan «al negro» con una baja media salarial…son los primeros sectores de la población en sentir el impacto económico del Coronavirus…deja de percibir su salario durante dicho periodo».

Frente a lo que califica de catástrofe global, Consuelo Ahumada propugna por una defensa de lo público y la solidaridad.

«Ojalá en América Latina salgamos adelante de esta crisis sanitaria», puntualiza. Y agrega de manera categórica: «Pero la crisis social que vendrá será enorme».

En un artículo publicado en el International Journal of Health Services bajo el titulo « Necesitamos una atención de salud pública sólida para contener la pandemia mundial de Corona» Wim De Ceukelaire y Chiara Bodin señalan que ante la incapacidad de sus sistemas sanitarios de coordinar respuestas colectivas adecuadas, los gobiernos europeos tomaron al distanciamiento social como pieza principal de sus planes de mitigación del COVID-19, centrando su estrategia en las responsabilidades individuales de la gente.

Sin desconocer la importancia de estas medidas, las autoras y directivas de la Ong belga Viva la Salud advierten que son insuficientes si no se acompañan de provisión de servicios públicos sociales y ayuda a las familias. También “es primordial garantizar los derechos laborales y sociales de la población para resolver los problemas creados por la pandemia en los mercados de trabajo y en las sociedades sometidas a ella”.

Termino este artículo en el que se desglosa una realidad tan dura para la humanidad, así como duro es el reto de superarla, con la mirada esperanzadora de uno de los grandes filósofos de nuestro tiempo: Emilio Lledó. El pensador español hace un llamado -no moralista- para que después de todo esto nos reinventemos como sociedad de una mejor manera.

VER ARTICULO COMPLETO: VER ARTICULO COMPLETO EN RFI

Escribe un Comentario