VELASCO Y FIDEL

VELASCO Y FIDEL

Dos líderes que abrieron la era emancipadora moderna en América Latina

 
Por Jorge Perazzo
 
Estos días mes el mundo recuerda dos sensibles fallecimientos, de Fidel Castro, Comandante del Ejército Rebelde que tomo el poder en Cuba y de Juan Velasco Alvarado Comandante de las FFAA y Jefe del Gobierno Revolucionario del Perú. Fidel Castro murió un viernes 25 de noviembre de 2016, Velasco el 24 diciembre 1977.
 
Fidel Castro visito el Perú en 1971 y tuvo su primer encuentro de 3-4 horas con Juan Velasco Alvarado. 6 meses después se restablecen las relaciones diplomáticas entre Perú y Cuba después de Manuel Prado se uniera a la campaña estadounidense de bloqueo a Cuba y que siguieron dócilmente la mayor parte de países del continente.
 
 

 
Vale la pena recordar que en 1960 Raúl Porras Barrenechea en memorable discurso de NO INTERVENCIÓN se opuso al aislamiento de Cuba y fue destituido en 1960 por Manuel Prado. Semanas más tarde falleció dejando en alto su dignidad.(*1)
 
Fidel desde 1959 y Velasco en 1968 impulsaron reformas profundas al Estado y la sociedad que cambiaron la historia de Perú y Cuba respectivamente y de toda América Latina. Cuba siguió el rumbo revolucionario, hasta hoy, soportando 50 años de bloqueos inhumanos, embargos y agresiones violentas dentro del país pero sobre todo de EEUU de Norteamérica. El pueblo cubano no pudo ser vencido, asumió alta moral y conciencia patriótica y se mantuvo unido defendiendo la causa revolucionaria iniciada por Fidel.
 
No fue lo mismo con las reformas estructurales iniciadas en Perú por el gobierno de Velasco. Después de 7 años las presiones internacionales fueron tensas pero los más agresivos fueron los opositores internos: dentro de las FFAA y de los  partidos políticos de derecha y de izquierda. La aprobación masiva del pueblo a las reformas estructurales no se constituyó en fuerza política organizada capaz de enfrentar la ofensiva reaccionaria. El Estado fue copado por fuerzas regresivas alineadas con el imperio hasta hoy.
 
El bloqueo a la República de Cuba significó un gran deterioro de sus exportaciones de azúcar, su principal recurso y el más importante ingreso nacional. Pero pudo plantarse firme a las exigencias norteamericanas. Pesaba mucho más la defensa de su soberanía y dignidad del pueblo que el sometimiento sin futuro y un retorno al pasado oprobioso.
 
El Perú con Velasco recupero de manos norteamericanas petróleo y minas y expropio tierras a los hacendados recuperando dignidad y fe en el futuro. Era un preámbulo de una emancipación que la derecha peruana se propuso combatir y lo consiguió. La felonía nació de las propias FFAA con Morales Bermúdez empujado activamente por la derecha peruana reorganizada y violenta al grito de “otra Cuba NO”.
 
Han pasado 50 años y una pequeña población caribeña es hoy respetada en el mundo, priorizando sus recursos profesionales, con el orgullo en alto y soportando el mas drástico bloqueo. Y sigue así, indemne, firme y solidario. Casi unánime el apoyo de la ONU (salvo USA e Israel) y de todos los países que la integran.
 
A diferencia de Cuba, Perú vio frustrado el proceso revolucionario de Velasco y los sucesivos regímenes cada cual más inepto, corrupto y antinacional nos confirman la regresión a la dependencia que significa el modelo neoliberal de desarrollo impuesto. Nos queda ahora solo el consuelo de la exitosa comida peruana, la clasificación al mundial 2018 y Machupichu como patrimonio mundial.
 
Cuba nunca canjeo más capital e inversión por soberanía limitada. El pueblo cubano acepto el sacrificio hidalgo antes que el oprobio que tuvo antes de 1962. El proceso revolucionaria peruano no pudo generar la fuerza social unitaria y organizada para enfrentar la ofensiva reaccionaria que el imperio se encargó de alimentar basado en la consigna de impedir otra Cuba en América Latina.
 
En Perú la tarea sigue pendiente: Construir un Estado independiente y soberano de los poderes económicos que transforme el capitalismo voraz y corrupto y de paso a una sociedad democrática nueva que empodere al pueblo en todos los niveles de decisión política, económica y social y desde cada rincón del país.
 
*1 Raúl Porras representando a Perú preciso en las Naciones Unidas y en las conferencias de Cancilleres de Washington y Santiago “su adhesión invariable al principio de no intervención venga esta de donde viniere, su respecto a la personalidad del Estado como base del orden internacional y a la libre determinación de los pueblos”

Porras no fue respaldado por Manuel Prado y renunció al cargo. Días después, murió de un infarto.

 

ENCUENTRO FIDEL-VELASCO:

Velasco Alvarado y Fidel Castro Lima 1971

Los dos lideres socialistas peruano y cubano respectivamente, de se reunieron brevemente en diciembre de 1971. Al recibimiento de Fidel Castro se dieron cita en el aeropuerto Jorge Chávez centenares de seguidores peruanos.

3Comentarios

  • Eloy Villacrez
    30 noviembre, 2018

    No comprendo porque Fidel escuchó a Morales Bermúdez, cuando le dijo que era socialista y Velasco no, pidiéndole neutralidad/apoyo para derrocarlo, Si alguien puede explicar esta situación agradecería lo haga.

  • Jorge F. Zamora C.
    30 noviembre, 2018

    Cómo peruanos/as debemos sentirnos orgullosos que tuvimos en nuestras tierras a líder histórico de la revolución cubana el eterno comandante Fidel Castro Ruz. Y fue precisamente cuando estaba en marcha el proceso revolucionario del General del Pueblo, Juan Velasco Alvarado. Si bien este proceso no tuvo un buen final por deferentes razones obvias, tuvo la tarea de despertar conciencia en las masas de qué otra forma y modo de vida es posible para el pueblo cuando esté se decide a ser autor y protagonista de su propio destino. Muchas lecciones se aprendieron de el proceso durante los años de 1968-1975, que deben servirnos para mirar el presente y futuro con optimismo y esperanza.

Escribe un Comentario